domingo , 7 agosto 2022

El peso del déficit para Santa Cruz es un ancla para las paritarias

La provincia muestra hoy un rojo presupuestario del orden del 18,9%. Mientras la ley de Responsabilidad Fiscal impone como techo de la negociación la inflación proyectada (15%), Santa Cruz viene de un año con pauta cero y con poco plafón para encarar la negociación salarial con resultados positivos para los gremios.

Santa Cruz es la segunda provincia con mayor déficit proporcional, con un rojo estimado del 18,9% del Presupuesto, detrás de Chubut (19,5%) y seguida por Jujuy (17,9%). Cumplir con la ley de Responsabilidad Fiscal, aprobada en diciembre pasado, será el gran desafío para la mayoría de los distritos.

Ajustar el gasto público no será fácil para jurisdicciones como la santacruceña. Luego de un año de congelamiento salarial y con la presión inflacionaria, se necesita un incremento que desahogue la economía familiar.

Hoy el 70% de los trabajadores de la Administración Pública Central gana salarios por debajo de la línea de pobreza ($ 21.922), pero el Presupuesto 2018, pese al ajuste aplicado sobre los trabajadores el año pasado, lejos de mostrar una reducción del déficit, lo incrementó un 30% respecto del año anterior.

Para cumplir con la ley de Responsabilidad Fiscal, la pauta salarial no podría superar el 15%, sumado a otras restricciones que fija la norma, complica el escenario provincial, aún más.

Según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), San Juan (12,3%), Santiago del Estero (11,8%), San Luis (8,0%) y Córdoba (5,9%) encabezan el ranking de las ocho provincias con superávit fiscal después del pago de intereses de deuda. Mientras que Jujuy (-17,9%), Santa Cruz (-18,9%) y Chubut (-19,15%) figuran al tope en el otro extremo de la tabla, entre los 16 distritos en rojo, incluida CABA.

Endeudamiento

La ley de Responsabilidad Fiscal, aprobada en diciembre pasado, dispuso que el gasto salarial no puede superar la inflación real y las plantillas de empleados deben acompañar el crecimiento poblacional. Esas son las variables que tendrá en cuenta el Gabinete para autorizar la toma de deuda en las gestiones provinciales.

Por estas horas, Santa Cruz está abriendo la licitación prorrogada para la “contratación de un organizador del Programa de Emisión de Títulos Públicos en el Mercado de Capitales nacional e internacional”, cuya apertura de oferta estaba prevista para ayer, lunes 19, al mediodía.

Aún no trascendió el monto que pretende Santa Cruz colocar en el mercado de deuda. La vez que quedó trunca, buscaba poder conseguir unos 350 millones de dólares bajo esta modalidad. Pero nunca logró la autorización del Gobierno Nacional. Ahora, al parecer, sería distinto.

Cabe recordar que de aquella autorización del 2016 por $ 10 mil millones, la provincia sólo obtuvo financiamiento por poco más de un tercio, aproximadamente, pero bajo la modalidad de préstamos, ya sea a través de entidades financieras como el Banco Nación y el Santa Cruz, o a través del propio Gobierno Nacional.

El peso de la masa salarial

Al igual que esta provincia, las jurisdicciones más complicadas son aquellas con mayor gasto en personal, dependencia de la coparticipación, a lo que se suma el stock de deuda, que en este caso es el único punto a favor que tiene el Gobierno Provincial, es el distrito con menor endeudamiento del país.

“Con la mitad del gasto en salarios, el manejo de la paritaria en las provincias es condición para cumplir con la responsabilidad fiscal y el Gobierno busca que los salarios sean el ancla” advirtió hace unos días al diario Clarín Marina Dal Poggetto, directora de la consultora EcoGo.

Esto coincide con lo que fue el acuerdo para el acceso al Fondo Fiduciario en 2017, donde se estableció, como un método para reducir el déficit fiscal, el mantener inamovible la masa salarial y así se cumplió.

Pero el déficit, igualmente, no se redujo. Si bien es cierto que el año 2017 en términos reales mostró un rojo menor a los 6.200 presupuestados, la administración provincial proyectó para el 2018 un rojo superior a los 8 mil millones, o sea un 30% superior al Presupuesto 2017 y más de un 50% mayor al rojo real con el que terminó ese año.

Negociación salarial

CABA acordó la semana pasada con los municipales una suba del 12% sin cláusula gatillo. Y la gobernadora María Eugenia Vidal ofreció un 15% con una suma única de $ 4.500 por presentismo. Con todo, los economistas ven difícil que se cumpla la pauta salarial. “No va a resultar sencillo por cuanto en las últimas semanas subió la expectativa de inflación por arriba del 19% para 2018”, reconoció Marcelo Capello, de la Fundación Ieral.

La Patagonia, por otra parte, está expuesta a los vaivenes del precio del petróleo y el gas, y dejó de recibir fondos discrecionales tras el cambio de Gobierno. Eso dejó en “offside” a Santa Cruz, aunque también en la Zona Norte del país. “No hay una situación delicada en el conjunto de las provincias, aunque sí problemas importantes en las patagónicas y algunas del norte”, señaló Capello.

El año “gremial” está comenzando en la provincia, y si bien el 2017 fue desgastante y podría provocar una menor movilización por los nulos resultados logrados por los sindicalistas el año pasado, está claro que será muy difícil mantener la “calma” sindical si la intención del Gobierno es volver a aplicar “pauta cero” para el 2018. Comparado con los sueldos de 2015 la pérdida del poder adquisitivo, acumulada, ronda ya el 50%.

Equipararla es materialmente imposible para el Gobierno Provincial, pero ampliarla sería mucho más delicado todavía.

 

 

 

 

(iF)LaOpinion Austral

Ver también

Cañadon Seco: Defensa de los recursos económicos, sociales y laborales

La misma quedó plasmada en el acta – compromiso que se firmó el sábado 26 …