martes , 13 noviembre 2018

El Papa, en su primera misa en Chile: “Que el espíritu de la reconciliación gane espacio entre nosotros”

SANTIAGO DE CHILE.- Francisco tuvo su primer baño de multitud hoy al celebrar su primera misa masiva en el parque O’Higgins de Chile. Allí, donde fue vivado por más de 600.000 personas cuando llegó al enorme espacio, a bordo del papamóvil, citando al gran poeta chileno, Pablo Neruda, llamó a los católicos chilenos a trabajar por la paz y la justicia y a movilizarse para alcanzar “un nuevo día” y un nuevo Chile.

¡Cuánto conoce el corazón chileno de reconstrucciones y de volver a empezar; cuánto conocen ustedes de levantarse después de tantos derrumbes! “, dijo el Papa, en una homilía en la que, inspirándose en el Evangelio del día, habló de las bienaventuranzas de Jesús, que “no nacen de una actitud pasiva frente a la realidad”. “Las bienaventuranzas no nacen de actitudes criticonas ni de la «palabrería barata» de aquellos que creen saberlo todo pero no se quieren comprometer con nada ni con nadie, y terminan así bloqueando toda posibilidad de generar procesos de transformación y reconstrucción en nuestras comunidades, en nuestras vidas”, dijo, sacando a relucir porteñismos. “Las bienaventuranzas nacen del corazón misericordioso que no se cansa de esperar. Y experimenta que la esperanza «es el nuevo día, la extirpación de una inmovilidad, el sacudimiento de una postración negativa»”, agregó, citando a Pablo Neruda, en “El habitante y su esperanza”.

“Jesús viene a extirpar la inmovilidad paralizante del que cree que las cosas no pueden cambiar, del que ha dejado de creer en el poder transformador de Dios y en sus hermanos, especialmente en sus hermanos más frágiles, en sus hermanos descartados”, subrayó y agregó: “Que el espíritu de la reconciliación gane espacio entre nosotros”.

En una jornada soleada, con calor soportable, entre la multitud se destacaban, con banderas, muchos argentinos y venezolanos que debieron emigrar hasta aquí, pero también uruguayos, colombianos, algunos grupos de indígenas -con quienes mañana se reunirá en Temuco, 700 kilómetros al sur de esta capital- y mujeres vestidas con trajes tradicionales. Todos debieron llegar a la madrugada, por cuestiones de seguridad. Y estallaron en júbilo, entonaron cánticos de bienvenida y agitaron banderitas del Vaticano y sus gorros amarillos cuando llegó el Papa al lugar en papamóvil, acompañado por el arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati. Este prelado, al agradecer la visita de Francisco, recordó la histórica misa que San Juan Pablo II celebró en el mismo lugar en 1987, marcada por serios incidentes. “Mientras las bombas lacrimógenas intentaban apagar el entusiasmo de la gente, brazos y manos levantadas de presbíteros, consagrados y laicos, se alzaban al cielo para detener la barbarie e implorar la paz”, evocó, destacando que entonces girtó: “¡El amor es más fuerte! ¡el amor es más fuerte!”.

En una misa con gran clima de recogimiento, al margen de citar a Neruda, en su sermón el Papa citó un famoso Te Deum pronunciado en septiembre de 1977, durante el régimen de Augusto Pinochet, por “ese gran pastor que tuvo Santiago”, el cardenal Raúl Silva Henríquez.

 

 

 

 

 

 

(iF)La Nacion

Ver también

“Momento histórico”: así reflejan los diarios del mundo el debate por la legalización del aborto

Hoy el proyecto de ley sobre la legalización del aborto será votado en el Senado de la Nación y el …