lunes , 19 octubre 2020

El kirchnerismo no pudo aprobar Yacimientos Carboníferos Fiscales

Río Gallegos.- El Frente para la Victoria (FPV) no consiguió quórum en el Senado para aprobar el proyecto que recrea Yacimientos Carboníferos Fiscales (YCF) en Río Turbio. La decisión de la oposición -Cambiemos y el peronismo disidente- de no dar quórum para la reunión fue un factor que complicó la sesión que pretende realizar el kirchnerismo.

Si bien al oficialismo saliente le faltaron tres senadores (la salteña María Cristina Fiore Viñuales, el tucumano Sergio Mansilla y el misionero Salvador Cabral), el jefe del bloque del Frente para la Victoria, Miguel Pichetto, acusó a la oposición de trabar la sanción de una ley como la de creación de YCF, “tan importante para Río Turbio”.

También se iban tratar en la sesión los pliegos de ascensos militares y designaciones de diplomáticos, además de la renuncia a su banca presentada por la vicepresidenta electa, Gabriela Michetti, pero ninguno de esos dictámenes pudo tratarse dado que el FPV alcanzó a reunir sólo 34 senadores.

El kirchnerismo había convocado a la sesión para el mediodía, pero dispuso un cuarto intermedio para intentar reunir el número. Cuatro horas más tarde, Pichetto, bajó al recinto y reconoció la falta de quórum –con el correr de los minutos el FPV alcanzó 34 de los 37 senadores necesarios para sesionar-, y emprendió un duro descargo contra la oposición y “un sector de la Justicia”.

El saliente senador Pablo González –quien asumirá este jueves como vicegobernador de Santa Cruz- responsabilizó por la ausencia de la oposición a su par del Movimiento Popular Neuquino Guillermo Pereyra, quien se había negado a convocar a la Comisión de Minería, Energía y Combustibles para debatir el proyecto de creación de YCF.

Alrededor de 150 trabajadores de la mina de Río Turbio se habían concentrado en las afueras del Congreso a la espera que el proyecto de ley –que tenía media sesión de la Cámara de Diputados -, que la presidenta Cristina Fernández se disponía a promulgar este mismo miércoles como último acto de gobierno.

La iniciativa proponía reestatizar el yacimiento de Río Turbio privatizado en 1994 e intervenido desde 2002 para asegurar un “absoluto control de gestión, legalidad y auditoría por parte del Estado Nacional”.

El texto establecía que el 45 por ciento de las acciones de la nueva empresa pertenecerán a la Nación, otro 45 por ciento a la provincia de Santa Cruz que deberá adherir a la ley, y el 10 por ciento restante a los trabajadores, bajo el régimen del programa de propiedad participada. Esos tres niveles, además, tendrán representación en el directorio.

La nueva empresa incluía a la Central Termoeléctrica, dado que la nueva YCF tendrá derechos exclusivos de “exploración, explotación, comercialización y exportación del carbón y sus derivados directos e indirectos y de generación de la energía producida”. Además, tendrá potestad sobre “todo el carbón residual que se produzca en el país” y podrá por sí o por medio de terceros “transportar, distribuir y comercializar” energía eléctrica.

También disponía que el Estado absorba no sólo los bienes, el personal, el complejo ferroportuario y la central termoeléctrica, sino también los pasivos de Río Turbio. Y establece que la nueva empresa recibirá un capital social de 5 mil millones de pesos. (ANA / video Infobae)

Ver también

Hernán Elorrieta: “Aprobamos por unanimidad el desarrollo hidropónico en la Santa Cruz”

El diputado por municipio de Las Heras, perteneciente al Partido SER,  destacó la importancia de …