domingo , 7 agosto 2022

“El impacto que genera la violencia en niños es muy fuerte y se replica en otros ámbitos”

(if)web

Según un informe realizado por UNICEF, siete de cada diez niños sufre de violencia física y psicológica antes de los 4 años. Luz Bustamante, referente de la organización Paz, Amistad y Unidad (PAU), dialogó sobre las consecuencias de la violencia sobre los menores.

Un informe de UNICEF, realizado durante el año pasado, reveló que en nuestro país siete de cada diez niños de entre 2 y 4 años sufren violencia física y psicológica en el hogar. Luz Bustamante, referente de PAU dialogó sobre la violencia en los hogares y las consecuencias que tiene en los chicos. “El impacto que genera la violencia en niños menores es muy fuerte, de ese maltrato se desencadena el bullying escolar”, remarcó.

Sobre ello, señaló que los tipos de violencia ejercidos sobre los niños resultan siendo “un círculo”, porque en la mayoría de los casos se termina replicando en otros ámbitos. “Lo que observo, desde lo que sucede en el colegio, es que la violencia como conducta aprendida es terrible cómo se manifiesta a medida que van creciendo. No es algo determinante en todos los casos que se desencadene en bullying, pero sí es factor importante”.

Muchas veces los chicos actúan de manera violenta porque sufren la violencia en las casas; “no es solo violencia física, algo que se malinterpreta muchas veces porque es la forma de violencia más visible, pero cuando hablamos de ello eso incluye la psicológica. Los chicos sienten esto y la vuelven a replicar, por ahí encontramos chicos en nivel inicial que se expresan con palabras propias de un adulto y en muchos casos es porque es algo que absorben desde la casa”.

“Son maneras de dar cuenta que el niño puede estar sufriendo algún tipo de violencia, afecta su desempeño escolar y las relaciones interpersonales. Cuando crecen son niños que tienen baja autoestima y tienen grandes problemas de frustración”, indicó la referente de PAU.

Sobre la violencia psicológica, indicó que desde los insultos y el desinterés, son formas de violencia de fuerte impacto en el niño y que se ven reflejadas en su crecimiento. “Por ahí no lo viven de los padres de manera directa pero lo sufren con hermanos o primos, eso hace que estallen en replicar lo mismo”.

“Muchas veces los chicos que agreden son los primeros en consumir sustancias o tener relaciones tóxicas y agresivas en la mayoría de edad. Cuando crecen pierden esa sensibilidad y naturalizan esa violencia”, remarcó Bustamante. “Es toda una seguidilla de cosas que afectan al menor, hay formas de revertir algunas consecuencias; el acompañamiento, la escucha, el diálogo, son formas de ayudar a los niños. Lo básico es escuchar, atender y comprometerse con ellos, trabajando con el autoestima y generando planes de convivencia”, determinó.

El informe: Los datos surgen de la encuesta de condiciones de vida de niñas, niños y adolescentes, hecha por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación publicada en 2016, que entrevistó a integrantes de 23.791 hogares urbanos de todo el país. La información fue incorporada por Unicef al estudio global, que abarcó 190 países.

La Argentina se encuentra levemente por debajo del promedio global que indica que tres de cada cuatro chicos sufren violencia: aquí, el 73% de los niños crece bajo métodos de disciplina violenta. Además, un 54,4% de los padres admite que usa el castigo físico con sus hijos y un 62,5% reconoce que se vale de la agresión verbal.

(if) Tiempo sur

Ver también

El Gobierno de Santa Cruz anunció el pago de haberes para jubilados

El Gobierno de Santa Cruz informa que los haberes de junio estarán acreditados mañana jueves …