Domingo , 23 julio 2017

El honorable Cabandié y el escándalo mediático

Por  Fernando Aristobulo Duarte para el Espejo diario

Ayer se confirmó que los médicos le ordenaron a la presidente que no lea los diarios ni vea televisión, como parte de su estricto reposo. Sin embargo, es impensable que, de un modo u otro, una presidente no termine informándose de lo que pasa. Enterada del escándalo que protagonizó Juan Cabandié con la inspectora de tránsito de Lomas de Zamora Belén Mosquera. Según una versión confiable, CFK se habría molestado mucho, ordenándole a Carlos Zannini que arreglara el asunto.

Éste de inmediato lo habría llamado a Martín Insaurralde y le habría dicho que reincorporara a Mosquera, que separara hasta después de las elecciones a algún funcionario del área de control de tránsito y que negara que Cabandié se hubiera comunicado con él. Al quedar de este modo solo el legislador porteño, se habría visto obligado a pedir perdón y pagar así el menor costo posible, aunque las encuestas diarias mostraron que el hecho había pegado en la intención de voto del Frente para la Victoria en el conurbano, pero más que nada en la Capital federal.

Varias semanas antes de este papelón de Cabandié, La Cámpora fue alejada de la conducción de la campaña electoral en Buenos Aires y tanto Eduardo “Wado” de Pedro como Andrés Larroque ya no visitaban mucho el despacho de Carlos Zannini, quien los excluyó de la campaña en la provincia de Buenos Aires. Sólo concurría Cabandié, el hijo dilecto de Néstor Kirchner, que fue su maestro político.

El joven hijo de desparecidos aprendió muy bien de los consejos de su jefe. Pero no tuvo en cuenta que desde el año pasado la economía está estancada y la inflación desbordada y que, en este contexto, el basureo de una joven humilde como Mosquera cayó muy mal en el electorado y los medios de comunicación, que hasta le dieron menos importancia al reposo presidencial. Es que el hecho complicaba al candidato más importante del gobierno, Insaurralde. Y hasta Daniel Scioli tuvo que intervenir en el tema, hablando con Cabandié e Insaurralde para que el primero pidiera perdón y el segundo la invitara a Mosquera y le ofreciera la reincorporación a su cargo.

Errores imperdonables

Un problema del Frente para la Victoria es que cada vez suma más impresentables, entre ellos Carlos Kunkel, Juliana di Tulio y Diana Conti. Ahora, Cabandié, el único dirigente de La Cámpora que había ganado imagen en el debate televisivo con Elisa Carrió y Sergio Bergman, tiró todo por la borda al difundirse el video de la discusión con Mosquera y sus repetidas mentiras, que negó y después se comprobaron.

También fue nefasto para él utilizar el término correctivo, proveniente de la terminología policial o militar. Cabe recordar que el kirchnerismo antes usaba el verbo “disciplinar” en referencia a todos los sectores sociales. La diferencia con el presente es que la gente va perdiendo el miedo, en parte gracias a programas como el de Jorge Lanata. También se relajó la disciplina dentro del Estado, como se ve en las señales de malestar de los gendarmes, que sufren por haber sido traídos al conurbano con sueldos miserables, durmiendo en lugares también miserables.

De las huelgas de gendarmes del año pasado que obligaron al gobierno a hacer promesas que no cumplió, echando además a varios cabecillas, pasamos ahora a la formación de un sindicato de gendarmes en un acto en la intendencia de Malvinas Argentinas patrocinado por su intendente, Jesús Cariglino.

Por último, los encuestadores que trabajan para el gobierno, a los sondeos sobre el impacto de los problemas de salud de CFK les suman ahora otros para medir los efectos que tuvieron la patoteada y las mentiras subsiguientes de Cabandié e Insaurralde en la opinión pública, poco acostumbrada a interesarse en los asuntos políticos, que sólo merecen la atención del 15 o 20% de la población. Sin embargo, en este caso, el 90% del electorado estaba enterado del asunto. Y los programas de espectáculos que maneja el gobierno no lo pudieron tapar con la pelea de Moria con su hija Sofía Gala ni con la difusión de SMS procaces entre Gerardo Sofovich y su ex Sofía Olesak. Así las cosas, a poco mas de diez días de las elecciones legislativas, el Frente para la Victoria se tropezó con una piedra grande y cada vez son mas los impresentables que tiene que esconder, aparte de Amado Boudou y Beatriz Rojkés de Alpero

Ver también

56a0dfab0cc18

Cómo es el negocio extorsivo de la Tupac Amaru con las viviendas sociales

El periodista y conductor de Periodismo para Todos reveló que vecinos de Mendoza debían convertirse …

Deja un comentario