domingo , 14 agosto 2022

El gobierno de Tierra del Fuego decretó la “Emergencia Administrativa” ante el conflicto con los estatales

Tierra del Fuego.- La gobernadora Rosana Bertone estableció por decreto la emergencia administrativa por el término de 15 días hábiles, plazo que se prorrogará automáticamente si persisten las razones que originaron la medida.

Durante el plazo de la emergencia, se autoriza al Contador General, Sub Contador General, Tesorera General y Sub Tesorera General, la implementación de mecanismos “excepcionales” necesarios para llevar adelante los trámites relativos a “pago de haberes, transferencias a otros poderes del Estado, Entes Descentralizados y Autárquicos, coparticipación a Municipios, pago de subsidios y fondos permanentes de funcionamiento, servicio de comedores escolares, subsidios, proveedores, certificados de obras y todo otro pago necesario para el funcionamiento normal del Estado”.

También se habilita a las autoridades competentes “toda vez que resulte necesario, a proceder a realizar la liquidación de haberes, tarea que quedará a cargo de la Secretaría de Informática y Telecomunicaciones con aplicación del listado de novedades y descuentos que resulten pertinentes y con cuya información se cuente, debiendo el Ministerio de Economía prever y dictar las disposiciones complementarias que resulten necesarias. La liquidación de haberes realizada por la presente quedará sujeta a verificación y/o ajuste posterior”.

El ministro Jefe de Gabinete, Gastón Díaz, explicó que el decreto señala a que “ante la paralización a la que obligan al Estado, este decreto busca tener un efecto contrario”. De esta manera queda confirmado que las autoridades montarían una sede administrativa a fin de tener un espacio físico en Río Grande, ya que los ingresos a Casa de Gobierno en Ushuaia están sitiados.

En caso de no prosperar las negociaciones entre el Poder Ejecutivo y los diferentes sectores gremiales, se prorroga automáticamente los días de de dicha “Emergencia Administrativa”.

El intento de la dirigencia de la seccional Río Grande de ATSA, de sellar un acuerdo con el gobierno, para abrir un período de conciliación voluntaria de diez días, hizo estallar una interna dentro de esa organización gremial y en el resto de las agrupaciones sindicales que conforman el frente que lleva adelante el paro provincial, el acampe en Casa de Gobierno y el piquete en el acceso a Ushuaia.
Los gremialistas realizaron el domingo una asamblea en donde se resolvió continuar con las medidas de fuerza porque “el retroceso no para acá y vendrán con más leyes, impuestos y ajustes”, manifestó el secretario general de la CTA Horacio Catena.

“Todos queremos ganar y derogar el paquete de leyes”, agregó el gremialista en rechazo a las medidas adoptadas por la gobernadora Bertone en las que se encuentra la reforma del sistema jubilatorio y la ley de fondo solidario. (ANA)

Ver también

Cañadon Seco: Defensa de los recursos económicos, sociales y laborales

La misma quedó plasmada en el acta – compromiso que se firmó el sábado 26 …