sábado , 5 diciembre 2020

El cadáver de Yasmin fue hallado con signos de abuso y estrangulamiento

La cámara de seguridad de una empresa ubicada frente a la cancha de fútbol del club 30 de Octubre, en cuyos alrededores ayer a las 13:55 se descubrió el cuerpo, registró que la niña ingresó a ese lugar caminando y acompañada de un hombre durante la misma noche del sábado en que desapareció. La fiscal del caso, Adriana Ibáñez, confirmó que hasta el momento no hay detenidos.

“No busquen más, la encontraron muerta”. Esas fueron las palabras del jefe de la Brigada de Investigaciones, Leonardo Bustos, a sus subordinados que rastreaban el barrio 30 de Octubre y sus alrededores, ayer a las 13:55 cuando el cuerpo de Yasmin Chacoma fue hallado en un descampado próximo a una cancha de fútbol y a la antena de Radio Nacional.
La niña de 11 años había desaparecido el sábado a la noche luego de ir a comprar a la sucursal de La Anónima de Chile y Barceló, cruzando la cuadra del departamento del barrio 30 de Octubre donde vivía junto a su madre y a sus cuatro hermanos.
En las cámaras del supermercado se observa que salió del lugar a las 21:27 luego de comprar los artículos para preparar la cena que le había encargado su madre.
Desde la misma noche del sábado la policía de Comodoro Rivadavia  había iniciado una búsqueda incesante que en la jornada de ayer llegó a incluir más de 200 efectivos y perros especializados en rastrear personas extraviadas.
Durante toda la mañana de ayer se buscó casa por casa en gran parte de las 1.008 viviendas y de la extensión del barrio 30 de Octubre. Es que los últimos registros fílmicos a los que había accedido la policía hasta ese momento, pertenecientes a las cámaras de seguridad una panadería y a una vivienda de la avenida Chile, grabaron que luego de salir del supermercado, Yasmin era acompañaba por un hombre a tan solo un metro de distancia. Y no parecía hacerlo por la fuerza, por lo que se presume era alguien a quien conocía.
Las imágenes no eran tan nítidas y el hombre que se llevaba a Yasmín lo hacía caminando y vestido de negro. Ese registro que tenía hasta el mediodía de ayer la policía mostraba cómo la nena se introducía en el corazón de las 1008 viviendas, pese a que su casa sólo quedaba al frente de La Anónima.
Por eso apuntaron los rastrillajes hacia gran parte del barrio 30 de Octubre y su extensión. La búsqueda se hizo casa por casa, con foto en mano. Cada vecino colaboró, abrió sus puertas, pero nadie sabía nada de la nena.
El rastrillaje en las 1008 Viviendas culminó sobre las 13 y de allí la búsqueda se extendió hacia la zona de asentamientos próxima al barrio 30 de Octubre conocida como “el barrio de los paraguayos”.
Diario Patagónico continuaba acompañando el rastrillaje de la policía y ni bien comenzado el rastrillaje en ese sector de asentamientos, se produjo el macabro hallazgo.
Una mujer de nacionalidad boliviana con un niño en el aguayo fue quien encontró el cuerpo de la niña entre unos matorrales.
Frente al alerta los policías que formaban el masivo pelotón de búsqueda, y que salían de las viviendas donde identificaban vecinos, comenzaron a correr hacia el lugar del hallazgo. Mientras, el grito del segundo jefe de la Brigada de Investigaciones, Pablo Carrizo, era que no se contaminara el lugar.
Los de caballeriza procuraban avisar a los mismos agentes y aspirantes para que no pisaran cerca. En el lugar todo era desconcierto. Es que rápidamente se confirmó que se trataba de Yasmín. El cuerpo estaba boca abajo, semidesnudo y con presuntos signos de abuso y estrangulamiento, según fuentes de la investigación consultadas por Diario Patagónico.
Los minutos fueron transcurriendo y al lugar ya acordonado llegó la jefa de Fiscales, Adriana Ibáñez; el jefe de Policía del Chubut, Luis Buttazzi, el secretario de Seguridad y Justicia, José Glinski. Se sumaron al trabajo que encabezaban el jefe de la Unidad Regional, José de la Cruz Castillo; el jefe de Brigada, Leonardo Bustos y el jefe de la Seccional Quinta, Pablo Naya, en conjunto con Policía Científica y médicos.
Los investigadores intentaron seguir los rastros y de esa manera pudieron establecer que la nena ingresó a la cancha de fútbol por la calle Agustín Rosas. Es que luego se constató que en una cámara de seguridad de la empresa SEIP se observa que Yasmin ingresó  caminando al lugar junto a un hombre en la misma noche del sábado en que desapareció. Luego de varios minutos la misma cámara registró la figura del hombre que salió solo. Ya le había quitado la vida a la nena que sería encontrada alrededor de 39 horas después.

El Patagonico

Ver también

Paro Docente: Trabajo dictó conciliación obligatoria

Por la mañana de hoy (sábado) la Asociación Docentes de Santa Cruz (ADOSAC) en el …

Deja una respuesta