domingo , 26 septiembre 2021

El Acuerdo Federal Minero está frenado en el Senado

En diciembre de 2015, Macri dio un guiño a la minería quitando las retenciones. Buscaba que la actividad fuera uno de los sectores que dinamizaran la economía y apuntalaran el desarrollo del país. Para ello era necesario implementar lo antes posible el Acuerdo Federal Minero. Pasados los años, el texto se encuentra en el Senado, postergado ante las urgencias del país. Para el desarrollo de la minería, las provincias implementan algunos aspectos de la pretendida ley.

 

El Nuevo Acuerdo Federal Minero (AFM) aún se encuentra en el Senado de la Nación y su tratamiento para convertirse en ley ha sido postergado.

Mariano Lamothe, subsecretario de Minería de la Nación, señaló en una entrevista con La Opinión Austral, en la VIII Expo Patagonia Minera llevada delante desde el jueves 8 al domingo 11 de noviembre en San Julián, que el país atraviesa por “momentos políticos no son los óptimos para discutir de minería, hay que ser ordenados y estratégicos para debatir sobre la actividad”.

Pero el desafío que se puso por delante el Gobierno Nacional ni bien comenzó a administrar el país, en diciembre de 2015, se volvió difuso y por estas horas el texto permanece en el Senado Nacional, sin avanzar en su tratamiento.

Se recuerda que el actual Gobierno buscó sentar las bases para que la minería fuera uno de los sectores claves de desarrollo del país mediante la inversión, la productividad y la generación de puestos de trabajo de calidad.

La actualidad muestra una realidad distinta a lo que se aspiraba en los días de campaña electoral. Así, el país hoy enfrenta desafíos urgentes, los planes económicos del Gobierno Nacional no se dieron de acuerdo a lo expresado ante la opinión pública y la clase dirigente se ve obligada a dar soluciones a las necesidades básicas de la población, ya que la inflación y la devaluación afectan a los argentinos en su vida diaria y los coloca en un acelerado proceso de empobrecimiento. Por ello, el subsecretario de Minería de la Nación dijo a LOA que es necesario “esperar el momento político” para debatir sobre el futuro de la minería, pues hoy Argentina debe dar soluciones a los problemas más urgentes que padece la sociedad.

En tanto, Lamothe puso en valor que llevan adelante un trabajo consensuado con el Consejo Federal Minero (COFEMIN), pues allí están representadas cada una de las provincias argentinas y en ese ámbito consensuan las políticas mineras a implementar. Así, el entrevistado insistió en la necesidad de “esperar el momento político, hoy el acuerdo se trabaja en conjunto con el COFEMIN, mas allá de los colores políticos de cada provincia, pues todos tenemos el mismo objetivo y es que se desarrolle el país”.

En esta realidad, el AFM dejó de ser una prioridad para la política argentina. Así es que hoy no cuenta con la adhesión de las 23 provincias y tampoco está encaminado a convertirse en ley. Por ello es que dicho acuerdo “se aplica en algunos de sus aspectos”, señaló Lamothe a este medio, para indicar que esos aspectos tiene que ver con la implementación de las mejores prácticas mineras, catastro digital, cuidado del medio ambiente, aspectos socioeconómicos, diálogo con las comunidades, censo minero, cierre de minas y ley de glaciares, entre otras. Además, busca incluir el desarrollo sustentable en la educación, generar empleo local, asegurarle espacio a la minería artesanal y darle lugar a las pymes del sector, así como también fomentar el uso de energías renovables en los yacimientos.

Antecedentes

Es preciso recordar que el texto del AFM fue enviado en marzo de este año al Congreso de la Nación, pues el entonces secretario de Minería, Ing. Daniel Meilán, en su participación en PDAC 2018, había anunciado que el Poder Ejecutivo Nacional tomaba la determinación de que fuera el Parlamento argentino quien debatiera el texto para convertirlo en ley.

“Decidimos enviar el Acuerdo Federal Minero al Senado y habrá una reunión del Consejo Federal Minero (COFEMIN) que se llevará adelante en una de las comisiones de nuestro Parlamento para trabajar allí el código”, había detallado Meilán en marzo pasado. El objetivo político de Cambiemos por esos días era homogeneizar los códigos de procedimientos de la actividad minera, para que “en el país no existan 23 jurisdicciones diferentes”.

La decisión del Poder Ejecutivo Nacional de enviar el texto al Congreso se debió a que en julio de 2017, el presidente de la República Argentina, Ing. Mauricio Macri, abría una convocatoria a los gobernadores para firmar en Casa Rosada el Acuerdo Federal Minero, anunciando que la implementación de una misma política minera en todo el territorio nacional sería una extraordinaria señal de confianza al capital inversor extranjero y confiando en que se crearían unos 125 mil empleos.

Por ese entonces, Macri pedía a los estados provinciales hacer las “cosas bien, sin improvisación”, poniendo como horizonte el desarrollo de la actividad. El mandatario subrayaba que la minería “puede ser una gigantesca oportunidad, un gran pilar para la generación de empleo, del nivel de lo que aporta el campo, la construcción, el turismo, las industrias creativas, pero hay que hacerla bien”.

Inversiones

Pero la generación de empleo y el desarrollo propiamente de la actividad se darán mediante la inversión del capital financiero.

A pesar de los grandes esfuerzos que realizó y realiza el país para que lleguen los dólares, la realidad indica que la actividad industrial se ha desacelerado. De hecho las estadísticas oficiales, elaboradas por el INDEC, dan muestra que la industria registra sus peores números en 16 años.

En junio de 2002, en plena crisis post devaluación y salida de la convertibilidad, el uso de la capacidad instalada había estado en niveles similares a los de ahora.

Pero alejándose de esas estadificas, Lamothe dijo a este medio que las inversiones “están madurando por lo bajo, hay mucho movimiento en el litio. Lo que tenemos que tener en claro es que el desarrollo de la minería en gran parte depende del acuerdo al que puedan alcanzar las provincias con sus comunidades, nosotros podemos darle el soporte que demanden, pero es responsabilidad de cada Estado Provincial la decisión de desarrollar la actividad”, indicó, acotando que “vamos por buen camino y Argentina se posiciona a nivel mundial como un buen destino de inversión”.

Al ser indagado sobre la llegada de las inversiones al país para impulsar la minería, Lamothe dijo que aún no hicieron un estudio de ello, “pero en algún punto hay progreso por lo bajo, maduran proyectos más de lo que podíamos esperar y seguramente en 2019 tendremos buenos anuncios.

De este modo, la administración de Mauricio Macri avanza hacia el final de su periodo y una vez más el país no logra una sintonía que permita dar un halo de confianza al capital inversor.

Si bien es cierto que contar con una misma ley en todo el territorio nacional no cambiará el paradigma de la actividad extractiva en el país (pues juegan otros factores preponderantes, como la inflación, el precio del dólar, proveedores, entre otros), habría sido una fuerte señal de confianza que Argentina hubiera podido cumplir con sus programas políticos, sin embargo hoy se ve en la obligación de abocarse de lleno a atender las urgencias que demanda su población, a quien cada día que transcurre se le vuelve dificultoso cubrir sus necesidades básicas.

Argentina aún tiene su subsuelo sin ser explorado en un 60% aproximadamente y los expertos en la materia repiten que estamos ante un país que tiene recursos mineros, pero que todavía no ha logrado convertirse en un país minero. Todo depende del horizonte que marquen las políticas públicas que se implementen para desarrollar la actividad y, con ello, llevar a la sociedad a un mejor destino.

 

 

 

 

 

 

 

(iF)La Opinion Austral

Ver también

Aburto y «el hecho de corrupción más importante en el municipio» de Río Gallegos

El ex intendente, que renunció en medio de un escándalo por corrupción, ahora quiere ocupar …