domingo , 25 julio 2021

El 30 de septiembre se lanzará al espacio el ARSAT-2

Viedma.- (APP) El Arsat-2, el segundo satélite de la compañía del estado argentino Arsat, será lanzado el 30 de septiembre y para ello ya ha sido trasladado a la ciudad de Kourou, en la Guayana Francesa, desde donde se efectuará el despegue a cargo de la compañía Arianespace. De esta manera nuestro país cubrirá las posiciones orbitales con satélites producidos en el país.

Se debe recordar que el mes pasado el ARSAT-2 partió del Aeropuerto Internacional de Bariloche, ciudad donde fue construido, rumbo a la Guayana Francesa. Hace menos de un año ya se había lanzado el ARSAT-1.
La Argentina se coloca así en un lugar de mucho reconocimiento a nivel mundial, ya que sólo un selecto grupo de países tienen la capacidad para hacerlo.

Constituye un éxito de nuestros científicos, reivindica al Estado nacional y a los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, así como a la empresa rionegrina INVAP, que construyó el satélite, más todos los impulsores del proyecto, la agencia nacional espacial ARSAT, del Ministerio de Planificación Federal y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE).

En lo estructural no hay diferencias entre el ARSAT-1 y el ARSAT-2, pero este segundo satélite tiene una “carga útil” diferente, que brinda otra cobertura, incluyendo a las Islas Malvinas, Estados Unidos y todos los países de Sudamérica, y tiene mejor llegada con internet a áreas remotas.

Además tiene una banda de frecuencias que es la C, muy importante, porque se usa para transmitir contenidos audiovisuales. Argentina produce un 60 a un 70% de los contenidos de habla hispana en el continente y esto permitirá distribuirlos en América con el mismo satélite.
En síntesis, el ARSAT 2 se encuentra preparado para prestar servicios en toda Latinoamérica y permitirá a Argentina cubrir de forma definitiva las posiciones orbitales con satélites producidos en el país.

Cierra un ciclo estratégico iniciado por el ex presidente Néstor Kirchner, que continuó la política satelital de Cristina Kirchner y que contó con una fuerte inversión del Ministerio de Planificación.

En su momento pareció una decisión arriesgada, pero la realidad muestra al ARSAT-1 dando servicios en el espacio y prontamente también estará el ARSAT-2 en pleno funcionamiento, al tiempo que ya se trabaja en el ARSAT-3.

LA SALIDA DE BARILOCHE

El Arsat-2 fue subido el pasado 18 de agosto al avión Antonov AN 124 para despegar hacia la Guayana Francesa, con vistas para su lanzamiento el 30 de septiembre.

De la ceremonia, que se desarrolló en el aeropuerto de San Carlos de Bariloche, participaron el gobernador Alberto Weretilneck, el presidente de ARSAT, Matías Bianchi; el presidente de la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (AFTIC), Norberto Bernard; el gerente general de INVAP, Héctor Otheguy; el ministro de Obras y Servicios Públicos, Carlos Valeri; la legisladora Arabela Carreras; la intendente de la ciudad, María Eugenia Martini; la senadora Silvina Larraburu,el legislador Martín Doñate, personal técnico y profesional y otros funcionarios nacionales, provinciales y municipales.

El satélite, que brindará servicios en todo el país y gran parte del continente americano, fue embalado en los primeros días de agosto en un contenedor dentro de las instalaciones de INVAP en donde fue diseñado y construido.

El presidente de ARSAT, Matías Bianchi, explicó que este satélite, a diferencia del anterior, lanzado hace menos de un año, “posee tres antenas, que le permitirán dar servicio en tres lugares diferentes de la Tierra”.

El secretario de Comunicaciones de la Nación, Norberto Berner, también se refirió al acontecimiento: «Nos llena de orgullo asistir a la concreción de otro satélite argentino. El ARSAT-2 ha sido un sueño de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, que se pudo llevar adelante por su decisión política y mirada estratégica hacia el futuro de las telecomunicaciones. Poder producir este tipo de tecnología en la Argentina nos coloca en un lugar de mucho reconocimiento a nivel mundial, ya que sólo un selecto grupo de países tienen la capacidad para hacerlo. Además el nuevo satélite trae ventajas comparativas no solo para el estado nacional, sino para todas las empresas públicas y privadas que se beneficiarán con sus servicios”

“CUBRIR LAS POSICIONES ORBITALES”

El presidente de ARSAT, Matías Bianchi, destacó sobre el diseño de ARSAT-2 que “se trata de una decisión política y estratégica de cubrir las posiciones orbitales con satélites hechos en Argentina, lo cual hoy es un hecho”.

En cuanto a las características de este equipo, el funcionario diferenció que “el ARSAT-2 tiene la misma plataforma satelital que el ARSAT-1, pero con una diferencia en la carga útil. Además tiene tres antenas de transmisión, lo que le permite dar servicio en tres lugares distintos y cuenta con una banda de frecuencias que se usa mucho para transmitir contenidos en Latinoamérica”.

Asimismo anticipó que “tenemos muchos más ARSAT en mente, pero paso a paso” y confirmó que el ARSAT-3 “se encuentra en proceso de diseño”.

La empresa ARSAT tiene a su cargo el desarrollo del Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones (SSGAT), que implica el diseño y fabricación de satélites propios, su lanzamiento y puesta en órbita y la correspondiente comercialización de los servicios satelitales y conexos.

Para el desarrollo ARSAT 1 y 2 designó como contratista principal a INVAP, la empresa de alta tecnología de Río Negro. Para la fase de ensayos ambientales, ARSAT e INVAP crearon en 2010 el Centro de Ensayos de Alta Tecnología (CEATSA), único de esta magnitud en Latinoamérica .

Al igual que el ARSAT-1, este satélite brinda servicios de televisión, Internet, datos y telefonía sobre IP. Mientras que el primer satélite argentino de telecomunicaciones cuenta con una antena única en banda Ku que centra su emisión en el territorio nacional, el ARSAT-2 tiene tres antenas. Dos emiten en banda Ku: una desplegable y otra fija (también llamada gregoriana). La otra antena desplegable emite en banda C, ideal para la emisión de contenidos audiovisuales, en función de su bajo nivel de atenuación por lluvias.

Al igual que el ARSAT-1, el ARSAT-2 fue fabricado en San Carlos de Bariloche.

Sólo hay ocho países que actualmente fabrican satélites geoestacionarios de telecomunicaciones en el mundo, a los que se sumó la Argentina desde 2014 con el ARSAT-1. Los demás son Estados Unidos, Rusia, China, Alemania, Francia, Japón, India e Israel. La inversión del Estado nacional en estos satélites concreta la decisión estratégica de crear ARSAT para defender las posiciones orbitales asignadas a la Argentina y ocuparlas con satélites diseñados y fabricados en el país.

“SEGUIMOS ADELANTE HACIENDO TECNOLOGÍA DE PUNTA”

Alejandro Ibáñez es ingeniero nuclear y trabajó junto a otro grupo de profesionales en la puesta en marcha del ARSAT-2, que anteayer fue llevado hacia la Guyana Francesa para, en septiembre, ser lanzado hacia el espacio exterior.

En declaraciones radiales, dijo que el proyecto del ARSAT-2, tanto para Río Negro como para el país, “significa que seguimos adelante haciendo tecnología de punta, que no solo fue un satélite con el ARSAT 1, ya llevamos satélites adelante y seguimos con este plan”.

Confirmó, por otro lado, que desde hace cinco años se trabaja en la creación del ARSAT-2: “Desde su primera fase, tiene cientos de miles de horas hombre este proyecto” y agregó que “recién cuando sale ésto toma estado más público, pero hay mucho trabajo que se hace día a día y que se ve relativamente poco”.

Respecto del importante rol que cumplen actualmente la empresa ARSAT y el INVAP, Ibáñez afirmó: ‘Tenemos dos satélites de comunicaciones, que es un mercado muy grande en el mundo. Ya somos conocidos, tenemos poca experiencia respecto de otros que hace decenas de años que están, pero ya estamos ingresando‘.

Aseguró que el INVAP trabaja en la puesta en funcionamiento de nuevos satélites para continuar haciéndose lugar en el mercado de las telecomunicaciones.

POLÍTICA ESTRATÉGICA

“El ARSAT II es parte de una política estratégica que Argentina asumió hace más de 10 años cuando decidió liderar proyectos complejos en materia espacial”, afirmó Héctor Otegui, gerente general de INVAP, la empresa estatal responsable de la construcción de un nuevo satélite que entrará en órbita el 30 de septiembre.

“Con el inminente lanzamiento del ARSAT II estamos afianzando nuestro liderazgo, junto con una decena de países más, en el desarrollo de proyectos complejos en materia espacial”, dijo Otegui.

Para el gerente de INVAP “eso significa que Argentina no sólo está en condiciones de seguir lanzando satélites sino que está a la altura de los países que tienen la capacidad de planificar a mediano y largo plazo, de exportar y de innovar tecnologías”.

SOBERANÍA SATELITAL

No hay más de ochos países en el mundo que tengan la capacidad de fabricar satélites geoestacionarios como el ARSAT-1 y ARSAT-2.

Argentina de esta manera integra el selecto “club” de países que producen este tipo de satélites, sumándose a Estados Unidos, Rusia, China, Japón Israel, India y la Eurozona.

Con estos satélites nacionales se protegen las dos órbitas geoestacionarias asignadas a la Argentina por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

La empresa alemana Nahuelsat S.A. se encargaba de la administración de estas órbitas. Como esa firma privada empezó a tener problemas de sustentabilidad, se corría el riesgo de perder las dos posiciones orbitales asignadas a nuestro país. De hecho, Gran Bretaña estaba detrás de una de las dos posiciones que ahora pudo retener la Argentina. Para preservar las órbitas satelitales, el Estado Nacional transfirió a la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales AR-SAT S.A., creada en 2006 y dependiente del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación, los activos de la empresa Nahuelsat S.A., que explotaba la posición orbital geoestacionaria 72° Oeste a través del satélite NAHUEL-1.

Dicha posición continuó ocupada hasta principios de 2010 por el satélite, hasta que éste cumplió su vida útil.

De ahora en más, los satélites de producción argentina ARSAT-1, ARSAT-2 y ARSAT-3 ocuparán las posiciones 81° y 72° Oeste.

Como contratista principal de AR-SAT S.A., INVAP es responsable del gerenciamiento de estos proyectos, el desarrollo completo de la ingeniería en todas sus fases, la fabricación, integración y ensayos, el aseguramiento de la calidad, la puesta en órbita y la operación en las primeras órbitas de los satélites.

El primero de los satélites de la flota es el denominado ARSAT-1, que comenzó a operar durante el 2014 en órbita geoestacionaria de 72º Oeste.

Ahora se suma el ARSAT-2, con una vida útil de quince años.

Además de los ARSAT, el satélite argentino SAC-D Aquarius, que fue lanzado desde NASA en 2011, es el cuarto satélite de la serie SAC (Satélite de Aplicaciones Científicas) desarrollado por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE).

Se trata de un observatorio espacial para el océano, el clima y el medio ambiente, que combina diferentes tecnologías para la observación de la Tierra. Fue también el INVAP el contratista principal para la construcción de la plataforma de servicios y para la integración y ensayos finales del satélite SAC-D Aquarius.

Los lanzamientos del ARSAT-1 y ARSAT-2 al espacio constituyen la concreción de una voluntad política, decisión de gobierno y política de Estado de recuperación de la soberanía nacional en todos los sentidos: cultural, económica, energética y satelital. Es uno de los tantos resultados de la inversión del Estado a largo plazo en investigación, desarrollo tecnológico y formación de recursos humanos altamente calificados. (APP)

Ver también

Claudio Vidal exigió a las operadoras que realicen la vacunación gratuita de los trabajadores petroleros

El Secretario General del Sindicato Petrolero continúa gestionando beneficios para combatir los efectos de la …