lunes , 25 octubre 2021

Educadores, con deberes para las vacaciones

JOSE FERNANDO JUAN SANTOS

Por @josefer_juan Para El Espejo Diario

Llegadas estas fechas, escuelas e institutos van cerrando. Los alumnos se van, con las notas y “tareas” bajo el brazo. Los profesores hacen lo propio, aunque quizá con las manos más libres. Me pregunto si mis alumnos me pondrían deberes para vacaciones o actividades de repaso. Mejor aún, y ya que soy yo el profesor, responsable de estas cosas, ¿me pondría a mí mismo deberes para este tiempo? Mi madre, a pesar de haber aprobado todo, nos llevaba de vacaciones con los libros del curso siguiente. ¡Para ir adelantando!

Sin estrés, sin presión. Creo que es nuestra obligación ponernos “tareas”.  No sólo para profesores y maestros, también los padres y madres deberían sumarse y mejorar. ¿En qué pueden ayudarnos las nuevas tecnologías?

  1. Como tarea mínima, preguntarse. Seguramente con esta sea suficiente. Preguntarse, y buscar respuestas, sobre el mundo en el que vivimos y el mundo al que vamos. Y hacerlo con sinceridad y determinación, para evitar que sean una y otra vez otros los que nos digan, propongan, vivan por nosotros. A este respecto, preguntarse por la cultura digital, sin dejarse llevar por los entusiasmos excesivos ni las críticas más feroces. La cultura digital obligará a resituarse en un nuevo panorama para el que no valdrá lo de antes, ni de lejos. Y ante estos cambios cabe vivirlos de muchas maneras.
  2. No dejar de leer. Es lo que muchos decimos estos días a los alumnos. Quizá damos por sentado que los profesores no dejan de hacerlo. Lo cierto es que la red nos facilita adquirir nuevos conocimientos y ver cosas nuevas. Ya expliqué en otro post cómo mejorar nuestra lectura de la red, sin perder lo que encontramos, con orden y desde nuestros dispositivos habituales. De lo que muchos se quejan todavía es de su falta de “memoria digital”, cuando deberían decir “escasa competencia digital”. Una buena lectura hoy se encuentra abierta a compartir y a la comunicación.
  3. Recuperar contactos. Es verdad que durante el curso no hay tiempo para todo y tenemos necesidad de recuperar amigos y conocidos. Esto también vale, especialmente, para las redes sociales. Mejorar es avanzar en lo bueno, en este modo la relación, atreverse a contactar y dialogar, a escuchar y proponer. Quizá es buen tiempo, incluso, para conocer personas nuevas digitalmente (y analógicamente). Hay grandes profesores transmitiendo y comunicándose en la red, muchos se encuentran en “listas” relacionadas con educación. ¿Por qué no te sumas?
  4. Mejorar puntos débiles. A mis alumnos se lo recomiendo. Muchos se van con la tarea, si no obligación, de fortalecer su forma de estudio. Y lo mismo me diría para mí mismo y otros profes. Según las estadísticas, nuestros puntos débiles son dos: la falta de motivación y atractivo de las clases, y la estructura general del curso, que repite una y otra vez lo mismo. A quien quiera, le propongo que busque algo sobre gamificación. ¡Será divertido! Servirá para asumir nuevos retos.
  5. Recuperar pasiones. Es un tiempo excelente para adentrarse en las propias pasiones. Esto dará su fruto. Reclamo la figura del docente enfrikecido en lo suyo. Gana muchos puntos, sabe contagiar. No son pocos los que movidos por esta pasión han abierto su propio blog, han emprendido su aventura en las redes con perfiles casi profesionales o se dan a conocer de otras maneras. Un blog sigue siendo una referencia de marca imprescindible, que dicen los expertos. No se trata simplemente de escribir; hay mucho audiovisual que de este modo está organizado y adquiere mayor sentido.
  6. Salir de las aulas. Las aulas del futuro tendrán unas paredes distintas. Conviene irse preparando. Estoy absolutamente convencido de que la “cortedad de miras” en el presente agravará los retos a los que hemos de enfrentarnos en el futuro. Por citar uno de esos grandes cambios, formulo esta pregunta: ¿Aprenderán mis alumnos en el futuro más con otros profesores que anden “pululando” por la red ofreciendo sus clases online, sus actividades y recursos online? Espero que no. En cualquier caso, creo que el futuro nos enseñará a los profesores a vivir más conectados para ofrecer a todos nuestros alumnos grandes cosas.

Evidentemente, descansar, estar con los nuestros y vivir la vida. Pero esto no puede ser una tarea, aunque nuestra mayor búsqueda sea la felicidad, también como profesores. Sólo quería invitar a la reflexión, y ojalá alguien se sume positivamente a todo esto, ojalá alguien abra estos días su propio blog y nos lo dé a conocer, o se meta en alguna aventura con todo esto. La cultura digital no sólo cambiará la educación, sino el mundo tal y como lo conocemos. Es un hecho que está sucediendo, también en vacaciones.

JOSE FERNANDO JUAN SANTOS

Ver también

Claudio Vidal exigió a las operadoras que realicen la vacunación gratuita de los trabajadores petroleros

El Secretario General del Sindicato Petrolero continúa gestionando beneficios para combatir los efectos de la …