Viernes , 21 julio 2017

Duro artículo de The New York Times sobre la corrupción K

El prestigioso diario estadounidense publicó una nota en la que analiza los escándalos de los últimos meses y la reacción de la sociedad.

Los nueve millones de dólares en bolsos en el convento de José López . Las causas contra el ex vicepresidente Amado Boudou . Las propiedades de Lázaro Báez . Las investigaciones sobre los hoteles de la ex mandataria Cristina Kirchner . El diario estadounidense The New York Times publicó una nota en la que enumeró los últimos casos de corrupción más resonantes del país, en la que si bien destaca que estos casos no son una novedad para el pueblo argentino, sí desataron un enfurecimiento nunca antes visto, ni siquiera tras el gobierno de Carlos Menem.

“A medida que los fiscales y los jueces siguen presionando con los casos, muchos argentinos se preguntan si la clase dominante puede ir más allá de una cultura de corrupción que ha paralizado el progreso del país”, dice la nota del prestigioso diario, que además suma testimonios de argentinos que demuestran que han perdido la fe: “Ya no tengo esperanza. Todos terminan del mismo modo”, se confiesa Yolanda Galván, una cajera de farmacia de 50 años.

El gobierno actual tampoco se queda exento de la preocupación. The New York Times también habla sobre las cuentas offshore del presidente Mauricio Macri , tras la revelación de Panamá Papers, y hace una especial mención a la situación del ministro de Energía, Juan José Aranguren , que tiene acciones en la petrolera Shell pese a que es incompatible con la función pública.

Para entender la situación del país, el diario recurre a la opinión de Natalia Volosin, una abogada que escribió varios textos sobre corrupción y transparencia en Argentina. “La forma en que el poder político y el económico se generan en Argentina engendran oportunidades excesivas para la corrupción. El sector privado es dependiente del gobierno y los políticos necesitan financiación privada para comprar poder”.

Otro de los puntos que destaca la nota es el cambio de postura de la sociedad respecto del Frente para la Victoria: mientras que tiempo atrás las acusaciones de corrupción contra el partido se entendían como complots contra el gobierno, luego de los dólares del convento la opinión cambió de forma drástica porque “hay poco espacio para defensas de ese estilo”.

Respecto de este tema, el diario remarca la postura que tomó Cristina Kirchner con la intención de separarse del escándalo y cita su post en la red social Facebook: “Palabras como repudiar, rechazar o condenar, no alcanzan”.

Además, se pregunta si estos casos de corrupción significan el fin del kirchnerismo a ocho meses de la salida de Kirchner del poder y con un creciente desencanto de muchos seguidores que comienzan a dudar de lo ocurrido en los últimos doce años.

Lázaro Báez tampoco queda afuera del listado de casos enumerados por el diario. Las acusaciones de lavado de dinero que recaen en su contra y los vínculos con la ex presidenta son otros de los temas que desarrolla The New York Times: “Los fiscales están investigando si las empresas del señor Báez pagaban por reservas en hoteles de los Kirchner sin ocupar habitaciones. Del mismo modo, se alega que el señor Báez transfería dinero a través de contratos de arrendamiento de las propiedades de la familia en la Patagonia”.

Sin embargo, la nota también se hace eco de la falta de independencia de la Justicia argentina a la hora de actuar: para ello, cita al ex fiscal federal Luis Moreno Ocampo, que asegura que los jueces federales “tienden a operar en favor de los políticos en el poder. El mayor problema está en sacar al sistema legal de Argentina de ese pantano. El enfoque no debe ser sólo sobre la corrupción en el pasado, sino prevenir la corrupción a futuro”.

La Nación

Ver también

Cristina ingresó ayer muy temprano a los tribunales y expuso por las redes las ausencias en el juzgado. Foto: DyN

Piden embargar los bienes de los hijos de la ex presidenta

Los fiscales Pollicita y Mahiques pidieron la medida sobre todas las propiedades familiares, que Cristina …