martes , 17 septiembre 2019

Donó US$3 millones para refundar el Parque Perito Moreno

El millonario desconocido que busca refundar un rincón salvaje de la Patagonia. Se llama Gil Butler. Tiene 81 años. Amasó su fortuna en el mundo financiero. ¿Qué hace en Santa Cruz?
2 fotos

Un relato que se repite a menudo es que cada tanto un millonario pone el foco en la Patagonia argentina. Lo hace porque lo conmueven todos sus horizontes posibles. Algunos van por los recursos naturales, otros directamente se alambran un lago y existe un tercer grupo movilizado por la conservación y el filantropismo. El ciudadano norteamericano Gilbert Butler cabe en este último arquetipo. Casi nadie sabe que está a punto de refundar uno de los lugares más salvajes del Sur del país. No para disfrutarlo en soledad, sino, según afirman las autoridades nacionales, para que gocen del privilegio de recorrerlo todos aquellos que lo deseen.

En la provincia de Santa Cruz, tres horas al norte del Parque Nacional los Glaciares y cerca de Gobernador Gregores, se sitúa el Parque Nacional Perito Moreno. Es otro sitio de paisajes abiertos, atravesado por lagos, pastizales y cascadas y coronado por el magnífico cerro San Lorenzo, una mole de hielo codiciada por escaladores. Mientras que miles de personas asisten cada temporada a venerar los hielos sempiternos del glaciar, a este lugar remoto prácticamente no llega nadie: 800 viajeros por verano, a lo sumo, según datos oficiales. Un poco por lejanía; otro, porque no había hasta ahora infraestructura para visitarlo. Pero llegó Butller.

A través de su fundación, Butler Conservation Fund, el norteamericano acaba de revolucionar a la Patagonia con una donación de tres millones de dólares. El dinero fue a las arcas de Parques Nacionales y, según está establecido por contrato, hasta el último centavo de dólar debe ser usado para refundar el Parque Perito Moreno. Desde hace casi un año un nutrido grupo de argentinos, expertos en montañismo y trekking, trabajan en la reconversión del sitio. De sol a sol, cruzan la estepa, atraviesan los lagos, llevan materiales a través de esa vasta geografía. Abren senderos a pico y pala, fabrican puentes para cruzar ríos y arroyos, construyen refugios para que más tarde los caminantes puedan dormir allí. Los trabajos son supervisados por el mismo Butler y hasta el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y su familia, se han acercado al sitio para conocer los avances. Es trabajo duro y de campo. Pero bien pagado.

Ver también

CHUBUT: Docentes comienzan el lunes la novena semana consecutiva de huelga

El secretario de la Asociación de Trabajadores de la Educación provincial, Santiago Goodman, confirmó que …