Domingo , 4 diciembre 2016
Ultimas noticias

Dictaron la quiebra de Elaskar por sus deudas con la AFIP

Por Hugo Alconada Mon

El financista planteó a la Justicia que no podía afrontar el pago de $ 3,4 millones.

Federico Elaskar, uno de los eslabones claves de la llamada “ruta del dinero K”, quebró. La Justicia decretó su bancarrota, luego de que el propio financista planteara que no podía afrontar sus deudas por más de $ 3,4 millones con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

La decisión la tomó el juez en lo Comercial, Fernando Pennacca, el 4 de este mes, aunque sólo trascendió ayer con la publicación de los edictos destinados a informar a todos los acreedores de Elaskar que podrán presentar sus reclamos ante el síndico hasta el 14 de febrero próximo.

Pennacca también ordenó prohibirle la salida del país a Elaskar, quien vivió un año en Estados Unidos tras vender -según él bajo presión- su financiera SGI a colaboradores del presunto testaferro de la familia Kirchner, Lázaro Báez.

Más conocida como “La Rosadita”, los movimientos de dinero de esa financiera son investigados por la Justicia. Primero por el fiscal José María Campagnoli -a quien el kirchnerismo intentó destituir-, y luego por el juez Sebastián Casanello y el fiscal Guillermo Marijuan.

Con problemas económicos desde hace años, Elaskar se había presentado en concurso de acreedores en 2013, se le asignó a un síndico y logró el consentimiento de casi todos sus acreedores para renegociar su deuda, salvo la AFIP.

Según surge del expediente judicial que compulsó La Nación, Elaskar indicó que evaluaba “la posibilidad de adherirse a un plan de facilidades de pagos ante la AFIP” y solicitó un tiempo pero finalmente no lo concretó.

La AFIP informó entonces a la Justicia que Elaskar regularizó “tan solo la deuda de $ 4047,66 en concepto de aportes voluntarios al régimen de trabajadores autónomos por el período 10/2015”, que a su vez estaba fuera del concurso. Nada hizo con los $ 3.493.591,17 que adeudaba, por lo que el organismo sostuvo que “el concurso no podría ser homologado”.

Sin más margen de maniobra, Elaskar se presentó ante la Justicia y sostuvo que “ante la imposibilidad de afrontar el pago de la deuda que mantiene con AFIP”, se decretara su quiebra. Así lo hizo el juez Pennacca, quien reafirmó en su puesto al síndico Fernando Aquilino, intimó a Elaskar a entregar toda la documentación relacionada con su contabilidad, ordenó su inhibición general y ejecutar sus bienes, y le cerró las fronteras del país y todas sus cuentas bancarias.

La declaración de quiebra expone para Elaskar un profundo contraste con los tiempos de despilfarro y opulencia que vivió junto a su entonces amigo Leonardo Fariña, quien pasaría luego un par de años detenido y se acogió al régimen del arrepentido.

El punto de quiebra ocurrió en 2001, según admitió Elaskar. Fariña había completado operaciones para el contador de Báez, Daniel Pérez Gadín, durante el primer semestre y “a su jefe no le cerró la caja a mitad de año; se ve que lo auditó [y] empezó a ver qué hacía con el dinero”. Así, entre junio y julio de 2011, Pérez Gadín ordenó el desembarco hostil en la SGI de dos colaboradores, Jorge Cerrotta (gerente en la estatal Enarsa, bajo la órbita del entonces ministro Julio De Vido) y Eduardo Castro. Juntos, venían de actuar como síndicos titulares del Banco Privado de Inversiones (BPI), controlado por el Banco Macro, de Jorge Brito.

Elaskar debió renunciar a la presidencia de la financiera. Y cuatro meses después, SGI se convirtió en otra firma. Elaskar entregó sus acciones a Ser Norte Holding SA, que ocultó a la verdadera controlante, Helvetic Services Group. Dos días después, Elaskar se fue a Estados Unidos. No volvió durante un año.

Ya en manos del entorno de Báez, “La Rosadita” seguiría el mismo derrotero. Allí se filmó en 2012 el video de Martín Báez y Pérez Gadín mientras contaban millones de dólares y celebraban con whisky. Tras el estallido del escándalo, colapsó.

Los dólares de Wilson y los niños

El Gobierno resolvió que los 800.000 dólares decomisados por la Justicia a Alejandro Antonini Wilson en 2007 en Ezeiza serán destinados a un plan de primera infancia para construir un espacio para niños de hasta 3 años, en el que se les brinde acompañamiento y estimulación temprana en un entorno saludable.

Ver también

fiscal-moldes_0

Un fiscal denunció que lo desplazaron por investigar a Oscar Parrilli

Alejandro Molde, fiscal federal de Río Negro habló de una “persecución” y que la procuradora …