lunes , 26 octubre 2020

Detonaciones de minas antitanques eran las causantes de los inquietantes estruendos

En la tarde de ayer nuevamente se repitieron los fuertes remezones.

3EXPLISION_DESDE_KILMETRO_50

Fue el intendente Jorge Flies quien en horas de la tarde de ayer despejó la interrogante frente al origen de los estruendos que durante dos días seguidos sembraron la inquietud entre los magallánicos. Las detonaciones realizadas a unos 65 kilómetros al norte de Punta Arenas, en el marco del plan de desminado humanitario que lleva adelante el Ejército, eran la causa del fuerte remezón que fue sentido en varios sectores tanto en la tarde del jueves como de este viernes, y que en primera instancia fue atribuido a un movimiento sísmico, pese a que la Oficina Nacional de Emergencia descartó categóricamente que dicho fenómeno haya sido asociado a un temblor.

Mientras en Punta Arenas cundía la incertidumbre en la tarde del jueves, el mismo Ejército desconocía la ocurrencia de una maniobra militar que podría eventualmente haber gatillado el fuerte estruendo. No obstante, el hecho que ayer nuevamente se haya sentido con fuerza el mismo remezón, obligó a la Quinta División de Ejército a retractarse respecto de lo señalado el día anterior, reconociendo explícitamente que dicho ruido provenía de un predio militar donde se realizaban detonaciones de artefactos explosivos retirados desde predios estratégicos, como parte del programa de desminado humanitario que se lleva adelante en terrenos de la Estancia Entre Vientos, en la comuna de Río Verde.

Atrás quedaron las especulaciones y teorías que comenzaron a rondar a través de las redes sociales tras el primer evento, lo que se sumó al escaso conocimiento del hecho que tenía la Oficina Nacional de Emergencia que pese a no descartar en su momento de que hubiese ocurrido algo extraño, sí desechó la posibilidad que se tratara de un sismo.
Carabineros, Bomberos, Samu y la Armada habían exteriorizado sus dudas sobre el origen del estruendo, sin embargo, no habían antecedentes necesarios para establecer qué había ocurrido. La misma tarde del jueves se echó por tierra la posibilidad de que maniobras militares estuvieran detrás del fenómeno, ello luego de que un comunicado oficial del Ejército, negara tal vínculo, por lo que la jornada se cerró con la incertidumbre del origen del “estampido”.

Segundo día de estruendos

A primera hora de ayer, un informe del Centro Sismológico Nacional de la Universidad de Chile reveló que el jueves se registraron 4 “eventos”, con una comunicación que decía. “Hoy, 24 de abril de 2014, entre las 15,32 y las 15,34 horas se registró en la estación GO10 ubicada en el Cerro Mirador de la ciudad de Punta Arenas 4 eventos, cuya localización no pudo ser determinada. Sin embargo, podrían estar en un área aproximada de poco más de 10 kilómetros alrededor de la estación sismológica GO10”, era parte del texto que remitió el organismo técnico a la Onemi en Magallanes, añadiendo que las mismas variaciones no fueron percibidas por las estación GO09 de Puerto Natales.

Frente a dicha información, el director regional de la Onemi, David Tapia, señaló que estos antecedentes respaldan que los equipos de medición sísmica se encuentran operativos, pero que no daba razones para pensar en un sismo natural, sino que obedecía más a razones externas.

Pero fue hasta las 14,30 horas de este viernes cuando todo se esclareció, ya que ante la duda de que si este episodio tenía o no relación con las maniobras militares que realizaba el Ejército, desde Punta Arenas se pudo corroborar que se trataba del mismo efecto producido el día anterior.

En razón de la conmoción pública que la situación estaba provocando en la población, fue el propio intendente Jorge Flies quien salió a poner paños fríos, confirmando la intervención del Ejército en ambos episodios, por lo que dijo haber solicitado a la Quinta División moderar la cantidad de minas por detonación a fin de evitar alarma generalizada.
Rectificación del Ejército

En la tarde de ayer, a través de un nuevo comunicado, la Quinta División Ejército dio cuenta de lo siguiente:

  1. En el marco del Tratado de Ottawa  y el compromiso que adquirió el Estado de Chile para liberar de minas antipersonales a nuestro país, la V División de Ejército se encuentra destruyendo las minas antitanques y antipersonales extraídas en el proceso de desactivación de los campos minados que se encuentran en la región.
  2. Las detonaciones se realizan en la estancia Entre Vientos, específicamente en el predio militar Chorrillo Basilio a 65 kilómetros de Punta Arenas y se continuarán desarrollando hasta el 30 de mayo.
  3. Aprovechamos a realizar llamado a la tranquilidad, producto que este procedimiento se realiza con personal especializado, en una zona segura y alejada de localidades o centros urbanos.
  4. Finalmente, lamentamos las molestias ocasionadas y agradecemos su comprensión”, concluye el comunicado.

Ver también

Combustibles: las estaciones de servicio esperan otro aumento de 4% antes de fin de año

El aumento de anoche fue el segundo en un mes y redondeó una suba de …

Deja una respuesta