lunes , 16 julio 2018

Detenido suboficial de la Armada tras ser acusado de violación reiterada a su hija

Punta Arenas.- La joven víctima, de 18 años de edad, acudió la tarde del jueves último al cuartel de la PDI a denunciar a su progenitor. Los ultrajes se arrastraban desde la infancia, de cuando residían en el extremo norte del país.
Estremecedores detalles de años de vejámenes sexuales se conocieron ayer en el Tribunal de Garantía, respecto de actos que el suboficial de la Armada de Chile de iniciales C.A.M.C. de 46 años (se consignan sólo iniciales para proteger a la víctima), funcionario del Comando Conjunto Austral, habría cometido contra su propia hija, actos que se arrastraban desde la infancia, de cuando residían en el extremo norte del país.
La joven víctima, de 18 años de edad, acudió la tarde del jueves recién pasado al cuartel de la PDI, siendo atendida por personal de la Brigada de Delitos Sexuales (Brisexme) de la policía civil, los que le tomaron su detallada declaración e informaron al fiscal Fernando Dobson, especialista en delitos de esta índole.
Elocuente fue el testimonio que la estudiante universitaria habría entregado a los investigadores, haciendo que de inmediato se iniciaran las gestiones para conseguir una orden de detención contra su padre, siendo el magistrado Juan Enrique Olivares quien autorizó la aprehensión del uniformado, el que fue encargado primeramente a la oficialidad de la Armada, para luego ser retenido en la unidad naval a la que pertenece, donde se formalizó su arresto.
De acuerdo a los primeros antecedentes revelados ayer en la audiencia de control de detención y formalización de cargos en el Centro de Justicia, los abusos se habrían iniciado a muy temprana edad, sin embargo, el acceso carnal habría ocurrido por primera vez en 2007, cuando la joven tenía sólo 11 años de edad, actos que según la confesión de la joven se habrían repetido en innumerables oportunidades a lo largo del tiempo.
De acuerdo al relato acusador, el funcionario naval habría adoptado hacia la joven una conducta enfermiza, protagonizando episodios de celos con los pololos de su hija.

Confesión de culpabilidad
El fiscal Dobson fue quien confirmó que el imputado confesó gran parte de los hechos narrados por su hija, por lo que le imputó cargos de violación reiterada, delitos que se consumaban en el domicilio, pese a que estuvieran los familiares en el lugar, aunque el fiscal no puntualizó si la madre o los hermanos tenían conocimiento de lo que sucedía.
Así las cosas, y ante lo desconcertante de la narración que la denunciante entregó a la policía, la Fiscalía solicitó que se impusiera la prisión preventiva para el imputado, al constituir su libertad un peligro para la seguridad de la víctima. Dicha solicitud fue acogida por el magistrado Juan Villa, con la salvedad, que al tratarse de un funcionario naval antiguo, y acogiéndose a ciertas normas legales especiales, deberá permanecer encerrado en la unidad fiscal de la Armada y no en la cárcel de nuestra ciudad, con prohibición absoluta de salir del regimiento, en calidad de detenido, fijándose un plazo de 60 días para la investigación.
Trascendió además que especial preocupación existía tanto entre la familia del imputado como en sus compañeros de armas, ya que el sujeto habría manifestado su intención de quitarse la vida una vez que salieron los hechos a la luz, por lo que fue escoltado por funcionarios de la Armada, de civil, hacia la unidad.
La madre de la joven denunciante, más un hermano menor y la propia víctima, abandonaron la región viajando la tarde del jueves al norte del país, una vez que concluyeron las entrevistas investigativas, las cuales de acuerdo se informó, se han extendido al círculo cercano a la joven víctima de la agresión sexual.
La Prensa Austral

Ver también

Aumenta el número de equipos de perforación en Neuquén

Los yacimientos de la provincia sumaron cinco torres. El impulso de Tecpetrol en Fortín de …

Deja un comentario