domingo , 22 octubre 2017

Desde diciembre, Lázaro Báez emitió cheques sin fondos por $ 31 millones

Por Pablo Fernández Blanco

Según registros del Banco Central, 478 documentos de pago del empresario fueron rechazados en los últimos meses; durante el kirchnerismo no había tenido estas irregularidades

Puestos uno al lado del otro, alcanzan una longitud de 89 metros de papel, casi la extensión de una cuadra. Y podrían cubrir la superficie de un departamento porteño de 65 metros cuadrados. Pero en términos de dinero impago representan mucho más que el valor de esa propiedad. Desde diciembre, cuando Mauricio Macri se hizo cargo de la presidencia, Austral Construcciones, la mayor empresa de Lázaro Báez,emitió un promedio de dos cheques sin fondos por día hasta julio pasado. Esa cifra es toda una señal del declive de la compañía, que casi no había tenido problemas de ese estilo mientras la ex presidenta Cristina Kirchner estuvo en el poder y sólo comenzó a engrosar su lista de deudas con el correr del año pasado, cuando la ex mandataria comenzaba a despedirse del cargo.

Según los registros del Banco Central, desde el último mes de 2015 la compañía del empresario que está preso y procesado por lavado de dinero emitió 478 cheques rechazados por falta de fondos por un monto de $ 30.939.851,44.

El mes crítico para la chequera de Báez fue justamente el del traspaso de mando. En diciembre lanzó 259 documentos sin fondos, por $ 14,3 millones. Según los especialistas, se trata de números poco habituales en el mundo empresario, que sólo se ven cuando la compañía está en un proceso muy fuerte de caída. Es algo que Austral intenta evitar o cuando menos demorar, según se desprende de sus propias prácticas. Sucede que la firma pagó todas las multas que los bancos están obligados a hacer cuando reciben un cheque sin fondos. De lo contrario, le hubiesen cerrado la cuenta.

La firma de Báez, en cambio, no fue tan cumplidora con sus acreedores. Según el análisis de las cifras oficiales que hizo LA NACION Data, levantó el pago de 228 cheques por $ 10,28 millones, pero dejó en el tendal otros 250 cheques por $ 20,10 millones. Si se cuenta lo que le ocurrió a la firma del empresario kirchnerista desde 2015, la deuda por cheques impagos asciende a casi $ 25 millones.

Deudas con el Estado

La crisis del imperio atado a Báez también le genera un quebranto al Estado. Por caso, hasta fines de abril Austral Construcciones y Kank y Costilla (otra firma del empresario) tenían una deuda con el Banco Nación por $ 251,26 millones. Estaban garantizadas con hipotecas a favor de la entidad que ahora maneja Carlos Melconian sobre 10 inmuebles cuya última tasación, en mayo del año pasado, había arrojado un valor de $ 313,55 millones. También tenía coberturas adicionales, según la información que le dio la Jefatura de Gabinete al Congreso.

En la primera parte del año, el directorio del Banco Nacion ordenó iniciar acciones legales contra las compañías de Báez para ejecutar las garantías.

Las empresas de Báez fueron las mayores beneficiadas con obras viales durante las dos gestiones de Cristina Kirchner. Según la Dirección Nacional de Vialidad (DNV), el organismo encargado de financiar rutas nacionales, cobró US$ 2196 millones en ocho años, con lo que encabezó el ranking de grupos favorecidos en esa clase de trabajos. El monto que cobró Austral es casi el doble que el percibido por el segundo en la lista, la constructora JCR.

En la misma línea, el kirchnerismo favoreció la realización de obras en Santa Cruz. Hasta enero de este año se habían adjudicado iniciativas por $ 21.269 millones, 4,2 veces más que en Chubut, casi 2 veces más que en Río Negro y 15 veces por encima de lo que recibió La Pampa, todas ellas provincias con más población.

Según un relevamiento de LA NACION, tan sólo en la primera década de gobierno el kirchnerismo destinó $ 63.400,71 millones al tendido y la reparación de rutas a través de la DNV. Además, las empresas de Báez estuvieron favorecidas con un circuito acelerado de pago. La DNV le enviaba todos los meses al Ministerio de Economía una planilla con los certificados que debía hacer para cancelar deudas con empresas constructoras. La prioridad de pago hacia las compañías de Báez se repite en la mayoría de los documentos en los que se liquidaban las deudas de Vialidad. Ésa es la base de una demanda penal que el titular de Vialidad, Javier Iguacel, presentó en la Justicia y quedó a cargo del juez Julián Ercolini.

El documento que se presentó a la Justicia sostiene que Obras Públicas indicaba de manera habitual qué empresas debían cobrar y en qué proporción, hasta agotar la cuota presupuestaria del período. La comunicación se efectuaba a través de correos electrónicos dirigidos a DNV, que disponía los pagos indicados y los giraba a Economía.

La Nación

Ver también

TENSIÓN ENTRE LAS PETROLERAS Y LAS DISTRIBUIDORAS DE GAS POR LOS USUARIOS SUBSIDIADOS

Las productoras no quieren venderles a las distribuidoras patagónicas, de Malargüe y la Puna porque …