martes , 11 diciembre 2018

De cara a 2015, la oposición de centroizquierda se une para ser una “alternativa” al peronismo

Por: Federico Ibáñez infobae

La UCR, el GEN, la Coalición Cívica, Proyecto Sur, Libres del Sur y el Frente Cívico y Social cordobés lanzaron el Frente Amplio Unen. Sanz y Binner pusieron paños fríos a la posibilidad de sumar al macrismo al acuerdo

0010928223

“Lloren, chicos, lloren”. Con picardía y una sonrisa de marfil, un hombre paseaba una bandeja entre las butacas aún a medio llenar del Teatro Broadway de la ciudad de Buenos Aires. Ofrecía bebidas, chocolates, pochoclos. Afuera sonaba un puñado de bombos; adentro abundaban las corbatas. Estaba claro, no era un acto peronista.

En función única, se estrenó esta tarde sobre las tablas que albergan por estos días el show de Stravaganza el Frente Amplio Unen, el flamante espacio en el que convergen media docena de partidos de centroizquierda que pretende disputar el poder al ahora fragmentado peronismo en 2015. Tras los resultados que lograron en las legislativas de octubre con las experiencias que los encontró unidos, dirigentes que hasta hace poco cruzaban chicanas y roces ahora parecen convenir en que no es hora de vedetismos sino de sumar esfuerzos. Y ya no para sobrevivir como en otros tiempos; confían en crecer y dar pelea. “#Juntos”, como pontificaban las pantallas a cada lado del escenario.

Elisa Carrió, Julio Cobos, Fernando “Pino” Solanas, Hermes Binner y Ernesto Sanz -escoltados por las “segundas líneas”- ingresaron al teatro entre aplausos y cánticos. Rieron, intercambiaron saludos y posaron para las cámaras. La foto, otrora improbable, llevó un mensaje de unidad que obliga a recomponer el tablero político. Sumadas, la popularidad de cada uno de esos referentes está en condiciones de dar batalla al kirchnerismo y el massismo, y de desplazar a Mauricio Macri del tercer lugar que le otorgan las encuestas. Claro que las matemáticas rara vez sirven al humor del electorado.

“Se ha generado en la ciudadanía una sana expectativa de que podemos ser la alternativa que la sociedad reclama”, afirmó Sanz en diálogo con Infobae. “Se abre una esperanza”, coincidió la líder del GEN, Margarita Stolbizer.

Uno de los riegos de esta alianza está en los egos. Varios de quienes la integran ya adelantaron sus aspiraciones presidenciales. Por eso, para evitar pujas de protagonismo, el acto no tuvo oradores. Sólo una locutora que enumeró los principios y objetivos del frente.

Luego de que se entonara el himno nacional, a cargo del cantante Jairo, el ex senador Luis Brandoni leyó el texto delacta constitutiva, que abundó en críticas al Gobierno. Cargó contra la “corrupción, la pérdida del federalismo, el atraso económico y el capitalismo de amigos”, entre otros puntos. “Es necesario enfrentar los problemas de una sociedad fragmentada”, rezaba el texto, que llamó a “superar la lógica amigo-enemigo” con “diálogo y acuerdos duraderos”.

Tras la lectura de Brandoni, los referentes de cada espacio firmaron el documento sobre el escenario. Al cabo de unos minutos se completó el estrado. Exultantes, se tomaron de las manos y escucharon los cánticos y aplausos que les devolvían las gradas.

Los desafíos y la opción Macri

Todos parecen haber entendido que lo mejor que pueden hacer de momento es evitar pronunciamientos sobre candidaturas. Allí es donde aparecen las diferencias. De allí que se preocuparon en enfatizar que los pasos a seguir deben correr por el camino de la cohesión.

“Este año no es electoral, es para fortalecer nuestra estructura”, evaluó Binner en declaraciones a este medio. “Es nuestra responsabilidad avanzar y extender esta coalición”, completó Sanz.

No obstante, Stolbizer no dudó en asegurar que de los candidatos para las primarias que celebrará el espacio antes de las presidenciales surgirán de quienes subieron al escenario del Broadway.

En los últimos días, una parte de la UCR puso en jaque el entonces no oficializado lanzamiento del frente al poner sobre la mesa la incorporación del PRO de Macri, una idea ya sugerida por Carrió. Hoy quedó claro que las puertas están cerradas al macrismo. Al menos por ahora.

“No lo tenemos en agenda y no nos hace ruido porque estamos sólidos”, sentenció el titular del radicalismo al ser consultado sobre un probable acercamiento. El senador Gerardo Morales acotó: “Con Macri metido en el medio de la construcción del frente, el diablo metió la cola”.

Cobos, uno de los que mira con buenos ojos la posibilidad de sumar a Macri, fue menos taxativo. “Estamos contentos con la construcción que armamos hasta hoy después hay que pulir las propuestas y la agenda legislativa. Hace falta un gran acuerdo para los temas estructurales”. Distinto fue el caso de Binner: “Nosotros siempre decimos que no y nos vuelven a preguntar“.

Con sus “presidenciables” en danza, a la espera de una interna que robustezca el armado, el Frente Amplio Unen irrumpe en un mapa electoral dominado por el peronismo que representa el kirchenrismo y el Frente Renovador de Sergio Massa, en el que Macri asomaba como tercera vía. Los armadores del espacio estiman que el lanzamiento servirá para frenar la sangría radical que provocó el operativo de seducción que lanzó el ex intendente de Tigre.

Ver también

Preocupante: la expectativa de empleo es la peor en 12 años

Es desde que se inició la encuesta. Las perspectivas de contratación tuvieron una baja de …

Deja un comentario