Jueves , 8 diciembre 2016
Ultimas noticias

Cristina miente

El nuevo editorial de Alfredo Leuco en Le doy mi palabra

Cristina miente cuando dice que el gobierno la quiere proscribir. Todo lo contrario, el presidente Mauricio Macri y su equipo la quieren enfrentar y derrotar en las urnas. Sueñan con competir en Buenos Aires el año que viene y mostrar que aquella Cristina poderosa hoy no puede unificar al peronismo y tampoco resulta una candidata demasiado atractiva para los sectores más humildes del conurbano. Si Cristina no gana la senaduría, será su certificado de defunción política. Por ahora está vivita y coleando. La administración de Cambiemos sabe que si Cristina fuera encarcelada eso la convertiría en una suerte de mártir y la ayudaría en su estrategia de victimizarse.

Cristina miente cuando dice que es una perseguida política. Vacía de contenido esa categoría y una vez más humilla a los que verdaderamente fueron hostigados y desaparecidos o encarcelados por su pensamiento o su ideología. En este caso la ex presidenta es perseguida por la justicia que con muchas pruebas y argumentos la acusa de:

  • Administración infiel que tiene una pena que va de 2 a 6 años. Es por la causa de dólar futuro que lleva el doctor Claudio Bonadío quien ya la procesó.
  • Asociación ilícita que tiene una pena de 5 a 10 años. Hoy fue indagada por el juez Julián Ercolini y es probable que más temprano que tarde disponga el segundo procesamiento de la ex presidenta.
  • Malversación de fondos ( 2 a 10 años), abuso de autoridad (1 mes a 2 años); lavado de dinero (3 a 10 años) y asociación ilícita nuevamente ( de 5 a 10 años) en la causa Hotesur que también tramita el doctor Ercolini.
  • Enriquecimiento ilícito ( de 2 a 6 años de prisión) , falsificación de documento público ( de 1 a 6 años), cohecho, es decir coimas ( de 1 a 6 años) en el expediente de Los Sauces que maneja el doctor Bonadio.
  • Lavado de dinero ( 3 a 10 años) en la Ruta del Dinero K que investiga el juez Sebastián Casanello . Y…
  • Traición a la patria ( de 10 a 25 años de cárcel) por haber intentado encubrir a los terroristas de estado iraní que volaron la AMIA. Aquí también aparece el juez Claudio Bonadío.

Cristina miente cuando dice que no es amiga ni socia de Lázaro Báez. Puede ser que ella no haya sido amiga porque lo despreciaba por cuestiones más estéticas que éticas. Pero ella y su ex marido no solo fueron socios comerciales en por los menos 13 emprendimientos sino que todos los indicios que la familia Báez fue empleada de la familia Kirchner, es decir mucho más que testaferro. Los Kirchner enriquecieron a la familia Báez que fue una forma de enriquecerse a sí mismos. Llenaron de dólares sucios de la corrupción los bolsillos de Lázaro que se los devolvió en forma de megacoimas con alquileres de habitaciones que nunca utilizó y haciendo obras en los terrenos de Cristina que, la ex jefa del estado, nunca pagó. Además, el propio Lázaro construyó el faraónico mausoleo donde descansan los restos de Néstor y dijo que era un regalo a un amigo. Es, mas´, la última noche que estuvo vivo cenaron los tres: Néstor, Cristina y Lázaro.

Cristina miente cuando dice que las acusaciones de los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques son un “disparate mayúsculo”. Por el contrario son escritos de una rigurosidad y minuciosidad infrecuente que demuestra el funcionamiento de un plan sistemático para saquear el estado mediante una asociación ilícita comandada primero por Néstor y después por ella. Ella acusa al gobierno de Macri de ser una “asociación ilícita terrorista” porque instaló el terror cuando llega la factura de gas o de luz y en realidad se trata de una necesidad producto de la bomba de tiempo que ella dejó con el festival de subsidios que pagamos todos los argentinos.

Cristina miente cuando dice que reclama una auditoria de toda la obra pública como si el hecho de que otros empresarios incluso Angelo Calcaterra primo de Macri, hubieran hecho negocios con el estado, eso le quitara la responsabilidad a Cristina. Ya se sabe qué para ocultar un elefante en la calle Florida hay que llenar de elefantes lugar.

Y si otros empresarios también participaron del sistema de sobre precios para pagar megacoimas deben dar explicaciones ante la justicia sin que nos importe su apellido ni su camiseta partidaria. En su afán de lavarse las manos, Cristina no duda en arrojar al precipicio a sus viejos aliados gobernadores y todos los jefes de gabinete que tuvieron. En eso involucró al propio ex juez de la Corte, Eugenio Zaffaroni que se preguntó porque no citan al gobernador de Santa Cruz y a los jefes de gabinete que, desde 1994, son los encargados de ejecutar los presupuestos. Sería muy bueno que citaran a Daniel Peralta y también al renunciante Sergio Acevedo. Y por supuesto a los ex jefes de gabinete Aníbal Fernández, Jorge Capitanich y Juan Manuel Abal Medina, entre otros que deben conocer muy bien el tema.

Cristina miente cuando por boca de Zaffaroni dice que hay un sector de la justicia partidizada que junto a los medios de comunicación la quieren ver presa. La verdad es que Justifica Legítima fue la agrupación que se puso al servicio de la causa kirchnerista y que malversó su actividad que es la buscar la verdad sin que importe la camiseta ideológica. No importa que piense el ladrón. Sigue siendo ladrón. Justicia Legítima es la única organización dentro de los tribunales que actúa como militancia conducida por Alejandra Gils Carbó y Cristina que, muchas veces como en este caso, acusa a los demás de su propia actitud. Escupe al espejo.

Cristina miente cuando dice que hay un fraude electoral en ciernes con la boleta electrónica y que por eso Macri insiste tanto con el tema. En realidad el que primero aplicó ese sistema más transparente y veloz fue el peronista gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey. Y el robo de boletas y otras trampas y maniobras ilegales se produjeron a favor del Frente para la Victoria.

Cristina miente cuando declara que no tiene propiedades. Que solamente le queda un terreno baldío. Ella se insolventó en forma fraudulenta y cedió todos sus bienes a sus hijos con el fin de evitar que le embarguen los bienes y sean recuperados para el pueblo lo que es del pueblo. Falsificaron hasta la firma de Néstor. Cristina quiere despertar lástima porque no tiene casa propia cuando hasta hace un rato tuvo más de 70 millones que declaró y 27 propiedades. Hoy habría que hacer una campaña que diga “Un techo para Cristina”, pobre arquitecta egipcia no tiene ni un ranchito propio”. Hasta en eso miente y se victimiza.

Pero lo más grave es lo que dijeron en su nombre Hebe de Bonafini y Luis D’Elía en forma de canto callejero: “Si la tiran a Cristina al bombo va a haber quilombo”. ¿Qué significa eso? Que si la justicia decreta otro procesamiento o la prisión preventiva o la cárcel van a incendiar el país? ¿Esa es la amenaza? ¿Cómo va a ser el quilombo que van a armar? ¿Piquetes, barricadas, incendios, violencia callejera, agresiones y acción directa con toma de edificios? ¿Qué tienen pensado? ¿Qué clase de quilombo van a armar? ¿Piensan en derrocar al presidente constitucional? ¿Cuál es el límite?

Cristina miente. Pide la nulidad de la declaración indagatoria donde habló y no contestó preguntas. Lo mismo hizo después frente a los móviles. Habló de lo que quiso y se fue, como siempre. No resiste preguntas. No escucha. Ya lo dijo Zannini: “a Cristina se la escucha, no se le habla”. Cristina miente. Inventa un relato negador para autojusiticarse y se lo cree de tanto repetirlo. Ya le dije: Cristina miente. Chocolate por la noticia.

Ver también

0001

Santa Cruz: “Te firmo esto como Oscar Muñoz”

Noticias En La Red: Editorial de su conductor, Oscar Muñoz, sobre los temas de agenda …