sábado , 14 diciembre 2019

Cristina dejó una deuda de $400 millones por 60 mil teléfonos

La herencia kirchnerista

El Estado pagaba la cuenta de 46 mil líneas móviles y 14 mil fijas que utilizaban funcionarios y sus familiares.

Esta vez no es por lo imposible de mantener una comunicación por más de cinco minutos sin que se corte, ni por la filtración de algún Whats App inoportuno. Los teléfonos celulares son un problema para la administración de Mauricio Macri desde que advirtieron que existen 46 mil líneas con gastos injustificados y en muchos casos otorgados a familiares y hasta personas fallecidas. Los consumos de esas líneas más otras 14 mil fijas, llevaron al Estado a contraer una deuda de $400 millones entre 2013 y 2015.

Según pudo saber Clarín de fuentes oficiales y empresarias, hoy el Estado tiene contratos con Movistar, Claro, Personal y Nextel para las líneas de celular y con Telefónica y Telecom para las fijas. Es decir, que en total existen 60 mil cuentas telefónicas para pagar cada mes.

Hasta ahora, el Gobierno no tiene claro cuáles de estas líneas de teléfonos móviles están en manos de ex funcionarios y cuántas fueron dejadas en cada uno de los ministerios cuando terminaron su gestión el 10 de diciembre. Tampoco saben a cuánto asciende la flota total de aparatos que pertenecen al Estado ni en manos de quiénes están esos teléfonos. Tampoco tienen identificados a los usuarios actuales de esas líneas.

Conocer esa información es responsabilidad del Ministerio de Modernización a cargo de Andrés Ibarra. Ya hace algunas semanas, cuando convocó a la prensa para informar sobre el plan de reforma del Estado y explicar los despidos que se venían registrando en distintas áreas, Ibarra había informado sobre la cantidad de teléfonos celulares otorgados a sus empleados en el gobierno de Cristina Kirchner.

Y es justamente ese Ministerio el encargado de relevar cuántos celulares tiene asignado cada organismo, cuántos están justificados y cuáles son los montos de consumos mensuales. Por eso, en su momento Ibarra señaló que se había pedido a los ministros y responsables de cada organismo que en el corto plazo entregaran esos listados a Modernización. Cuando cuenten con esos datos, la decisión será dar de baja las líneas que no tengan usuario identificado. A esos números se les dará un tiempo “de gracia” de quince días, en los que solo podrán recibir llamadas y mensajes y luego quedarán inactivas.

Aunque desde la cartera que maneja Ibarra prefirieron no dar precisiones y solo admitieron que están trabajando en esa auditoria, Clarín pudo saber que entre las 46 mil líneas móviles, unas cuatro mil pertenecen al área de ferrocarriles que estaba bajo la órbita del Ministerio del Interior y Transporte. Pero lo sorprendente no son las cuatro mil líneas, sino que los supuestos usuarios de 1.300 de esos números son personas fallecidas.

Otro dato que seguro analizará el Gobierno cuando complete la auditoria será el de los montos de consumo. Existen al menos 200 cuentas de teléfono móvil con consumos que van de los $100 mil a un millón de pesos por mes. Se trata de líneas contratadas en la ANSES, el PAMI, la empresa estatal AySA y el Ministerio de Desarrollo Social que manejaba la hoy gobernadora Alicia Kirchner. Consumos de tal magnitud se explicarían solo si se tratara de centrales telefónicas y no de líneas particulares.

Ver también

Petroleros Privados: Acuerdo genera nuevos puestos de trabajo

Pedro Luxen del Sindicato de Petroleros Privados Santa Cruz se refirió al acuerdo alcanzado con …