sábado , 28 mayo 2022

Contactos entre la Presidenta y Peralta, con la mira en 2015

Volverán a mostrarse juntos. Buscan retener la gobernación.

cristina_peralta

Buscando establecer un “pacto de convivencia” para los próximos dos años y presionados por la falta de un candidato sólido para 2015, la relación institucional y política entre la presidenta Cristina Kirchner y el gobernador Daniel Peralta, comienza a atravesar una nueva etapa. En un escenario de diálogo que no se lograba desde diciembre de 2011, cuando La Cámpora se declaró como la nueva “oposición” al gobernador santacruceño, Peralta y Cristina mantendrían en las primeras semanas de febrero una reunión que marcaría un nuevo tiempo entre Nación y Santa Cruz, perdido después del fallecimiento de Néstor Kirchner.

“Cristina pidió que el gobernador participe junto a ella en el acto del 15 de febrero en Calafate (donde se recuerda el bautismo del Lago Argentino), pero antes de eso van a tener una reunión”, contó una fuente oficial a Clarín. De concretarse, el encuentro será el primero después de varios años de confrontación. De la reunión dependería que Peralta vuelva a compartir un escenario con la jefa de Estado junto al intendente de El Calafate –Javier Belloni– opositor al mandatario provincial.

El gobernador de Santa Cruz dejó de asistir a los actos de Nación después de que se lo acusara de “espiar” a la Presidenta durante su descanso en Río Gallegos. Desde entonces estuvieron enfrentados.

El acuerdo de convivencia busca ser el escenario propicio para encontrar tanto en el FPV como en el PJ que lidera Peralta, un candidato para el 2015. “Ninguna de las dos fuerzas, hoy divididas y enfrentadas, tienen un referente para las próximas elecciones y avanzar en un acuerdo de convivencia permitiría que el candidato que se elija pueda crecer en un contexto sin confrontación”, contó un funcionario provincial a Clarín. Lo cierto es que tal como están planteadas las cosas, por primera vez el oficialismo corre el riesgo de perder la provincia en manos del radical Eduardo Costa, quien ganó con más del 44% de los votos en las elecciones legislativas y que quiere ser gobernador en 2015.

El nuevo acercamiento político con Nación postergó los planes políticos de Peralta de encolumnarse detrás del massismo como declaró después de las primarias del 11 de agosto. En aquel entonces, habló de la derrota K y calificó a Sergio Massa como “un claro exponente del peronismo”.

Hace una semana, Massa presentó la Mesa Nacional del Frente Renovador. En un contacto telefónico con el gobernador de Santa Cruz comprendió, según contaron en su entorno, que Peralta no participaría frente a “este nuevo escenario con el Gobierno nacional”.

Pero la reconciliación política no será tan sencilla. Peralta busca que el Gobierno nacional reactive la obra pública provincial y volver a concentrar poder frente a los municipios K que se manejan directamente con Nación. “Ese puenteo debe terminarse. El envío de fondos debe volver a ser a través de la Provincia, aunque generará resistencia en los intendentes K”, expresó una fuente oficial.

El nuevo escenario le restaría poder a La Cámpora. Hace unos meses, Clarín informó sobre la reunión de Máximo Kirchner con el FPV, donde dio órdenes de bajar el nivel de confrontación con la administración provincial. En medio de las expectativas de la reunión con Cristina, la provincia recibió ayuda financiera de Nación para hacer frente al pago de la segunda cuota del aguinaldo, y logró la refinanciación de la deuda con el Estado al igual que otros distritos.

Por Lucía Salinas para Clarín

Ver también

Cañadon Seco: Defensa de los recursos económicos, sociales y laborales

La misma quedó plasmada en el acta – compromiso que se firmó el sábado 26 …

Deja una respuesta