miércoles , 22 noviembre 2017
Ultimas noticias

Conmoción y dolor durante la llegada de los familiares argentinos a Manhattan

Reconocieron los cuerpos de algunas de las víctimas del atentado terrorista del martes pasado.

 

La bandera del consulado argentino en Nueva York está a media asta. En la puerta se ve un espontáneo ramo de flores y una vela encendida. En un clima de conmoción y dolor, la familia y amigos de Ariel Erlij y de Diego Angelini, dos de los rosarinos fallecidos en el atentado del martes, llegaron ayer a Manhattan e identificaron los cuerpos en la morgue de la ciudad. Otra familia, la de Alejandro Pagnuco, arribará hoy.

El cónsul Mateo Estremé, que los acompañó ese momento, se conmovió al recordar la escena: “Cuando los ves enfrentar la verdad es algo muy movilizante. Creo que uno jamás está preparado para esto. Es la peor experiencia”.

Familiares de los otros fallecidos, Hernán Mendoza y Hernán Ferrucchi, permanecerán en Rosario y los trámites serán concretados por el cónsul, con un poder especial. Estremé contó que el proceso de identificación de los cuerpos se hace primero con un reconocimiento fotográfico y, si éste da positivo, se pasa a la instancia del contacto personal. La esposa, el hijo y amigos de Erlij, y también la familia de Angelini, afrontaron ese duro momento.

En medio de un clima íntimo y de gran dolor, por la sede diplomática de la calle 56, entre la 5ta y 6ta avenida, también se vieron a algunos de los sobrevivientes del ataque terrorista, que llegaron a acompañar a los parientes de sus amigos. Uno de ellos fue Iván Brajkovic, que estaba con una valija que aparentemente era de su amigo fallecido Ariel y que sería entregada a su familia.

“Fueron días muy intensos para ellos, están afrontando esta situación con una gran entereza”, relató el cónsul, que pidió respetar a la prensa la privacidad de las familias.

Otro proceso muy doloroso enfrentó ayer el argentino que está internado en terapia intensiva en el hospital Presbyterian, Martin Marro, que se encuentra estable, aunque reponiéndose de fracturas y contusiones diversas. Ayer, su esposa Mariana y los sobrevivientes del atentado le dieron la noticia de que los cinco amigos que estaban el martes con él habían fallecido. “Tenía que saber la verdad. Ahora lo sabe”, dijo Estremé.

El consulado argentino espera repatriar los cuerpos lo más pronto posible para que puedan descansar en Rosario, según informó el cónsul. El proceso requiere de muchos trámites, pero confiaban en que podría concretarse el domingo a través de un vuelo comercial. “Queremos que vuelvan todos juntos”, señaló el cónsul, y hablaba de los cuerpos, los familiares y los sobrevivientes.

El lunes llegará el presidente Mauricio Macri a esta ciudad para reunirse con inversionistas y seguramente rendirá un homenaje a las víctimas. Anoche, decenas de personas marcharon con velas y pancartas por la zona donde fue el atentado.

Además de familiares y sobrevivientes, por el consulado desfilaron decenas de periodistas de todo el mundo y agentes de la policía neoyorquina y del FBI, que interrogaron a quienes salieron ilesos del atentado porque son considerados testigos.

También hubo miles de llamadas de argentinos que se ofrecían para colaborar en lo que fuera necesario. También se acercó el padre Carlos Mullins, un sacerdote argentino que vive en Nueva York desde hace 41 años, que dijo a Clarín. “Lo único que puede dar consuelo a las familias es pensar que los fallecidos eran amigos, que mantenían una amistad por muchos años y que el viaje final lo hicieron juntos también”.

(iF)Clarin

Ver también

El homenaje de Nueva York a rosarinos muertos en atentado

En la previa de una de las carreras más convocadas del mundo, desde la página …