domingo , 19 enero 2020

Con entrevistas reveladoras La muerte de Alberto Nisman: cómo es la polémica serie documental de Netflix

En El fiscal, la presidenta y el espía, el director británico Justin Webster analiza, a lo largo de seis episodios, qué fue lo que ocurrió el 18 de enero de 2015. Allí da su testimonio la ex fiscal Viviana Fein y hablan por primera vez los ex agentes de inteligencia Jaime Stiuso y Allan Bogado.

Una toma aérea de la torre de Le Parc en Puerto Madero y una llamada de una mujer que no suena alterada. Es Sara Garfunkel, quien acaba de encontrar a su hijo muerto rodeado de un charco de sangre. Así comienza El fiscal, la presidenta y el espía, una serie documental sobre la muerte de Alberto Nisman que cuenta de seis episodios de una hora y que ya esta disponible para verse en Netflix. Y la polémica recién comienza.

Una toma aérea de la torre de Le Parc en Puerto Madero y una llamada de una mujer que no suena alterada. Es Sara Garfunkel, quien acaba de encontrar a su hijo muerto rodeado de un charco de sangre. Así comienza El fiscal, la presidenta y el espía, una serie documental sobre la muerte de Alberto Nisman que cuenta de seis episodios de una hora y que ya esta disponible para verse en Netflix. Y la polémica recién comienza.

La noticia del hallazgo del cuerpo sin vida de Nisman llegó a mediados de 2015 a oídos de Justin Webster, un director documentalista británico con más de 20 años de experiencia, que vive en Barcelona. Y es que lo que ocurrió en la madrugada del 18 de enero no solo generó estupor en la Argentina sino que impactó en todo el mundo: El fiscal que acababa de denunciar públicamente a la entonces presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner por el memorándum con Irán en relación al atentado de la AMIA era encontrado con un disparo en cabeza.

Los antecedentes de Webster son más que interesantes: realizó una biografía sobre el premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez y retrató a la organización socialista revolucionaria vasca de liberación nacional en El fin de ETA. Incluso, analizó el asesinato de Isabel Carrasco, la presidenta de la Diputación Provincial de León, en su documental Muerte en León.

Sin embargo, fue otra de sus realizaciones la que lo acercó al caso Nisman: Seré asesinado. Allí, Webster muestra el crimen del abogado guatemalteco Rodrigo Rosenberg quien fue asesinado a tiros en mayo de 2009. Sin embargo, en un vídeo póstumo grabado por el abogado, afirma que Álvaro Colom –el entonces Presidente de Guatemala– era el responsable en caso de él ser asesinado. «Si usted está viendo este mensaje, es porque fui asesinado por el presidente Álvaro Colom», afirmaba Rosenberg en el video.

«Cuando sucedió el caso Nisman yo estaba rodando en Nueva York con mi equipo y recibimos mensajes diciendo ‘hay que hacer esto’ pero yo dije que no era especialista en este tipo de historias», explica Webster. Sin embargo, el hecho de que su productor de campo sea argentino, lo ayudó a avanzar. «La única razón para hacerlo sería llegar a aclarar algo, a hacer algo más claro», sostiene.

Una toma aérea de la torre de Le Parc en Puerto Madero y una llamada de una mujer que no suena alterada. Es Sara Garfunkel, quien acaba de encontrar a su hijo muerto rodeado de un charco de sangre. Así comienza El fiscal, la presidenta y el espía, una serie documental sobre la muerte de Alberto Nisman que cuenta de seis episodios de una hora y que ya esta disponible para verse en Netflix. Y la polémica recién comienza.

La noticia del hallazgo del cuerpo sin vida de Nisman llegó a mediados de 2015 a oídos de Justin Webster, un director documentalista británico con más de 20 años de experiencia, que vive en Barcelona. Y es que lo que ocurrió en la madrugada del 18 de enero no solo generó estupor en la Argentina sino que impactó en todo el mundo: El fiscal que acababa de denunciar públicamente a la entonces presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner por el memorándum con Irán en relación al atentado de la AMIA era encontrado con un disparo en cabeza.

Los antecedentes de Webster son más que interesantes: realizó una biografía sobre el premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez y retrató a la organización socialista revolucionaria vasca de liberación nacional en El fin de ETA. Incluso, analizó el asesinato de Isabel Carrasco, la presidenta de la Diputación Provincial de León, en su documental Muerte en León.

Sin embargo, fue otra de sus realizaciones la que lo acercó al caso Nisman: Seré asesinado. Allí, Webster muestra el crimen del abogado guatemalteco Rodrigo Rosenberg quien fue asesinado a tiros en mayo de 2009. Sin embargo, en un vídeo póstumo grabado por el abogado, afirma que Álvaro Colom –el entonces Presidente de Guatemala– era el responsable en caso de él ser asesinado. «Si usted está viendo este mensaje, es porque fui asesinado por el presidente Álvaro Colom», afirmaba Rosenberg en el video.

«Cuando sucedió el caso Nisman yo estaba rodando en Nueva York con mi equipo y recibimos mensajes diciendo ‘hay que hacer esto’ pero yo dije que no era especialista en este tipo de historias», explica Webster. Sin embargo, el hecho de que su productor de campo sea argentino, lo ayudó a avanzar. «La única razón para hacerlo sería llegar a aclarar algo, a hacer algo más claro», sostiene.

¿Suicidio, suicidio inducido u homicidio??
Las tres principales hipótesis que se barajaron en la causa (aunque en cierto momento Diego Lagomarsino había difundido una cuarta, la del accidente) aparecen a lo largo de los seis capítulos. Sin embargo, sutilmente queda marcado a lo largo del último episodio cuál sería la postura por la cual se inclina el director.

Webster pone a El fiscal, la presidenta y el espía dentro de lo que se llama «no ficción cinematográfica en serie». «Los documentales en los últimos 25 años han evolucionado y hay una parte de ellos que son los documentales narrativos. Cuentan una historia como ficción pero sin ficción». Según él, las series te dan la ventaja de poder dedicar mucho más tiempo a la historia.

«Hay una base periodística, pero simplemente es la base. Obviamente en no ficción cualquier cosa hay que investigarla pero no es un documental de investigación tal y como se piensa», sostiene. Y entre sus hallazgos se encuentran el testimonio ante cámara de uno de los hombres claves: el ex agente de inteligencia Antonio «Jaime» Stiuso?.

Señalado como la pata dentro de la SIDE que acompañaba a Nisman en su investigación sobre el atentado de la AMIA, Stiuso habla por primera vez ante cámara para el documental. Explica como era la relación entre ambos, cuenta cómo lograron identificar al supuesto conductor del coche bomba y relata por qué no atendió las llamadas del fiscal horas antes de su muerte. Además, deja en claro su pésimo vínculo con el gobierno de Cristina Kirchner y señala que ella lo quiere muerto.

Otro testimonio revelador, en los últimos episodios, es el del supuesto espía Allan Bogado. ¿Es realmente un hombre de inteligencia o un nexo entre el kirchnerismo y las autoridades de Irán?. Él mismo se encargo de aclararlo.

De gran aporte es la palabra de la ex fiscal Viviana Fein, quien llevó adelante la investigación hasta que la causa pasa al fuero federal. Mirando a cámara, Fein insiste en que ella nunca descartó el homicidio mientras estuvo a cargo pero insiste en que ella no encontró evidencia que lo sustente. Incluso se refirió al «furcio» que cometió cuando aseguró que «lamentablemente» no se encontraron restos de pólvora en la mano de Nisman.

Webster se puso manos a la obra con el documental desde mediados de 2015 y mantuvo más de un año de preparación. En 2017 empezó el rodaje con lo que obtuvo más de 60 entrevistas grabadas y el doble o triple de personas con las que se habló fuera de cámara.

Los nombres que aparecen en cámara, además de los agentes, van desde el actual presidente Alberto Fernández, Héctor Timerman, Oscar Parrilli, Sergio Berni, Laura Alonso y los peritos de Gendarmería que realizaron un informe asegurando que el fiscal fue asesinado –el mismo que la ministra Sabina Frederic quiere que se revise–. Incluso, integrantes del FBI y la CIA dejan sus testimonios sobre la investigación de la AMIA y el vínculo de Nisman y Stiuso con la inteligencia estadounidense.

Por último, acompañan el testimonio diferentes periodistas especializados en la muerte del fiscal y familiares de las víctimas del atentado de 1994.

Quienes no participaron son Sandra Arroyo Salgado (su postura aparece relatada con material de archivo y con el testimonio de los abogados de la querella) ni Sara Garfunkel. Tampoco habla la jueza de instrucción Fabiana Palmaghini?.

Los 6 capítulos de El fiscal, la presidenta y el espía

Capítulo 1: En el laberinto
Sinopsis: Alberto Nisman aparece muerto horas antes de presentar los resultados de su investigación sobre la AMIA. Abundan las teorías conspirativas.

Capítulo 2: ¿Suicidio?
Sinopsis: La fiscal Fein habla sobre la escena del crimen. Los expertos muestran pruebas contradictorias y preguntan: ¿Nisman se mató o lo mataron?

Capítulo 3: El espía y el fiscal
Sinopsis: Stiuso cuenta su colaboración con Nisman en la investigación y el presunto vínculo entre Irán y el atentado. Seres queridos de la víctima recuerdan ese día trágico

Capítulo 4?: Cinco días
Sinopsis: La exmujer de Nisman y personas allegadas revelan los sucesos anteriores a su muerte, incluida la acusación contra Cristina Fernández de Kirchner.

Capítulo 5: ¿Homicidio?
Sinopsis: Los expertos en criminalística analizan salpicaduras de sangre para determinar si a Nisman lo asesinaron. Lagomarsino responde sobre su conexión con el fiscal.

Capítulo 6: Mentiras poderosas
Sinopsis: Stiuso habla sobre sus conflictos con Bogado, Ocampo y otros mientras salen a la luz contradicciones entre los principales involucrados en el caso AMIA.

Ver también

El Gobierno relanza esta tarde el programa Precios Cuidados

Así lo confirmaron fuentes de Desarrollo Productivo a Ámbito. La iniciativa reduciría a cerca de …