martes , 9 agosto 2022

Compañía holandesa adquirió la terminal de Caleta Paula

Siguen los movimientos en el sector petrolero. La empresa Pampa Energía se desprendió de la terminal de combustibles de Caleta Paula, de Petrobras, como su red de estaciones de servicios y la refinería en Bahía Blanca. Las adquirió la empresa Trafigura, de capital holandés.

La empresa Pampa Energía se desprendió de su red de estaciones de servicio Petrobras, una refinería en Bahía Blanca, la planta de lubricantes en Avellaneda y la terminal Caleta Paula, en Santa Cruz. Todos esos activos fueron vendidos a la compañía de capitales holandeses Trafigura Argentina, que pagó 90 millones de dólares.
De la red de 250 estaciones Petrobras, sólo 20 eran de Pampa. La operación de la compañía que preside Marcelo Mindlin se hizo, dijo la empresa, “con el objetivo de concentrar sus esfuerzos y recursos en las áreas y negocios donde tiene su mayor potencial”.
Trafigura es uno de los mayores comercializadores de commodities y operador de más de 3.000 estaciones de servicio en el mundo a través de su inversión industrial Puma Energy.

Lo que falta
El cierre de la transacción está sujeto a ciertas condiciones precedentes estándar a ser cumplidas en un plazo aproximado de tres meses. Trafigura absorberá el 100% de la nómina de empleados, respetando las condiciones salariales, la antigüedad y los beneficios.
“El cambio de empleador no representará ningún cambio en las condiciones laborales ni en los acuerdos colectivos, los cuales se mantendrán vigentes y conservarán sus respectivos plazos y condiciones” dijo el comunicado de Pampa.
De esta forma, los dueños de la marca Puma sumarán a su negocio de comercialización de combustibles las estaciones que todavía operan bajo el nombre de Petrobras.

Sólo electricidad
La empresa de Mindlin anunció que tomó “esta decisión basada en la convicción de que el negocio de refinación y distribución de combustible requiere de una mayor escala para lograr sustentabilidad, y que Trafigura, uno de los mayores comercializadores de commodities y operador de más de 3.000 estaciones de servicio en el mundo a través de su inversión industrial Puma Energy, cuenta con el foco y la escala adecuada para potenciar este negocio”.
El empresario había comprado la red de estaciones en marzo del año pasado por 892 millones de dólares. Pero esa compra no sólo abarcaba las estaciones, sino que el paquete incluyó el 67,19% de PESA, que traía adosada acciones en Transportadora Gas del Sur (TGS); la central térmica Genelba y la hidroeléctrica Pichi Picún Leufú, además de un par de plantas petroquímicas en Bahía Blanca y Santa Fe.
En lo que es su reconversión, la empresa Pampa Energía aseguró que su estrategia es concentrarse en llevar adelante un ambicioso plan de inversiones, focalizando todos sus esfuerzos en el sector eléctrico, ya que es en ese lugar donde tiene un protagonismo importante, al ser el principal accionista de Edenor, la mayor distribuidora del país, además de poseer centrales térmicas y represas hidroeléctricas.
En el caso de las estaciones de servicio y la comercialización de combustibles, Mindlin nunca las consideró como un negocio estratégico, sino más bien una actividad aleatoria a su core business, al representar 6% del mercado y así lo demostró ahora al desprenderse de ellas.

 

(iF)La Opinion Austral

Ver también

Cupo laboral trans en Argentina, reivindicaciones en el deporte e historias de lucha

El Día del Orgullo LGBTI+ se festeja en Argentina luego de que se aprobara la ley …