sábado , 23 octubre 2021

¿Cómo divorciarse de un violento?

Por Mabel Bianco, médica, presidenta de FEIM (Fundacion para Estudio e Investigacion de la Mujer).

ANTE EL CASO SCHAEFFER- FARRÉ

La opinión de una especialista en temática femenina para manejar la separación legal en casos de agresión.

violencia_de_genero_CLAIMA20150825_0173_4El asesinato de Claudia Schaeffer en manos de su marido Fernando Farré plantea la pregunta sobre cómo manejarse en el divorcio con un hombre agresivo.

La primera aclaración es que suele ocurrir que las mujeres víctimas de violencia, especialmente física, den reiteradas oportunidades a su pareja, esperando que él cambie, mejore. Y que así se acabe el sufrimiento. Cuando se dan cuenta de que esto no va a ocurrir y pierden esa esperanza, buscan separarse o divorciarse.

Ante eso, él comienza a poner obstáculos y trabas. Por eso, muchas veces las mujeres deciden irse de la casa antes de iniciar cualquier trámite. ¿Es esa la forma más conveniente de actuar? Idealmente una mujer que padece violencia debe consultar precozmente y asesorarse lo más pronto posible sobre cómo enfrentar esa situación.

Lo primero que debe aceptar es que es ella quien debe poner un límite. Luego, se irá articulando qué deben hacer hasta concretar el divorcio o la separación.

Los abogados que gestionan divorcios en general no se ocupan de denuncias de violencia. Esto ya genera una diferencia porque pueden tener perspectivas y comportamientos distintos. Cuando hay o hubo violencia, no se puede actuar igual que en otros tipos de divorcios. Aunque en otras situaciones también sea difícil acordar.

La diferencia radica en que el hombre violento se resiste al divorcio, no por las condiciones sino por el divorcio en si mismo. Quiere seguir teniendo a su víctima bajo control.

Para la mujer, en este caso, no es recomendable que acepte instancias de acuerdo que la enfrenten al victimario, porque corre riesgo. Por eso, no deben realizarse mediaciones. Ya que el hombre puede descontrolarse y agredirla, incluso delante de otras personas.

En el caso de Schaeffer y Farré, los abogados programaron una negociación centrada en la económico, pero que no dejaba la violencia de lado. Por eso, en cuanto se dio la ocasión él quedo solo con la mujer y la agredió.

La presencia de los abogados y de la madre de él no impidió y en general no impide la agresión.

Por eso, es importante explicarles a la mujer y a sus familiares que esto nunca debe hacerse. Obviamente los abogados deben saberlo y no promoverlo, y ella y su familia no permitirlo. Tampoco se debió levantar la restricción.

La sensación que queda es que ella actuó inocentemente, porque no recibió buen asesoramiento o no creyó que corría riesgos. Aunque, según declaraciones del abogado de la Fundación Wanda Taddei, ella hace una año lo había consultado porque quería separarse y no podía.

En esa charla, además, le comentó que tenía miedo porque él era muy violento. La conclusión ante esto es que se puede salir del círculo de violencia. Para eso, la mujer debe consultar, asesorarse y prepararse.

Ver también

Cupo laboral trans en Argentina, reivindicaciones en el deporte e historias de lucha

El Día del Orgullo LGBTI+ se festeja en Argentina luego de que se aprobara la ley …