400 años de cabo de hornos 29012016

Magallanes.- Se celebró ayer los 400 años del descubrimiento del Cabo de Hornos por parte de la expedición holandesa comandada por Willem Schouten y Jacob Le Maire, que en 1616 logró cruzar el promontorio que apadrina el duelo entre el Océano Pacífico y el Atlántico, los más extensos del planeta.

Dos centenares de autoridades y miembros de la Armada de Chile y los Países Bajos conmemoraron la hazaña este viernes en una ceremonia celebrada en la Isla Hornos, delante del mismo lugar donde hace cuatro siglos “se logró unir el mundo”, dijo durante el acto el ministro de Defensa José Antonio Gómez.

Al contrario de lo que creen la mayoría de los navegantes, para Chile este hostil promontorio, rodeado de naturaleza agreste y golpeado constantemente por el embate de la ventisca subantártica, representa “el inicio del planeta”, desde donde se “mira hacia el horizonte para avanzar tanto en la paz como en el desarrollo del país austral”, agregó Gómez.

Luego se procedió a descubrir las placas conmemorativas a los 400 años del descubrimiento del Cabo de Hornos por parte del Ministro de Defensa Nacional, José Antonio Gómez, y del Comandante en Jefe de la Armada, Almirante Enrique Larrañaga Martin; y por parte de Países Bajos, la Alcaldesa de Hoorn, Yvonne Van Mastrigt, y el representante del Ministro de Defensa de los Países Bajos, Director de Defensa Vicealmirante Matthieu Borsboom.

Una vez finalizada la ceremonia, el Ministro de Defensa junto a los invitados realizaron un recorrido por la Isla Hornos, en el que visitaron la Capilla “Stella Maris”, las dependencias del Faro y la Alcaldía de Mar, donde reside la familia compuesta por el Sargento 2º José Alejandro Aguayo y su esposa, Natalia Rodríguez, quienes desde el 27 de noviembre de 2015 se encuentran viviendo en el lugar más austral de mundo junto a sus hijos Vicente de 11 años y Monserrat de 5.

Una vez finalizada la estadía en Isla de Hornos, las autoridades procedieron a lanzar, desde el AP “Aquiles”, una ofrenda marinera frente al Monumento “Cabo de Hornos”, en memoria de los hombres de mar, de todas las naciones, que perecieron luchando contra las inclemencias de la naturaleza en los mares australes próximos al legendario Cabo de Hornos.

Cabo de Hornos es la lengua de tierra más meridional de la isla Hornos y del archipiélago de Tierra del Fuego, tradicionalmente considerado la cumbre del continente americano, aunque este honor corresponde a un islote situado a unos 100 kilómetros al suroeste del temido hito geográfico que ha marcado la historia de la náutica mundial.

El Cabo de Hornos, que durante muchos siglos fue un hito de la ruta mercante por la que circulaba la mayor parte del comercio mundial, sigue teniendo, según el ministro Gómez, “una importancia trascendental para ejercer soberanía en Chile”.

De ahí que, desde hace años, la isla esté habitada de forma permanente por una familia, liderada este año por el sargento de la Armada José Aguayo y su familia, que se encarga de operar el faro que guía a los miles de intrépidos navegantes que sueñan con cruzar el cabo más austral del planeta. (ANA)