viernes , 17 noviembre 2017
Ultimas noticias

Caso Marita Veron, para su hermano fue lamentable que lo hayan investigado

“Es lamentable que me hayan estado investigando, perdiendo el tiempo”, dijo Daniel Verón y negó que su hermana, María de los Angeles Verón haya estado en la provincia de Santa Cruz durante estos años.
 Verón, de 35 años, vive desde el 2000 en Río Gallegos y el martes declaró en el juicio que se sigue contra 13 personas por privación ilegítima de la libertad y promoción de la prostitución de Marita, que desapareció el 3 de abril de 2002.

 Relato

 “El 6 de abril me llamó mi papá y me contó que mi hermana no aparecía. No me habían dicho nada para no preocuparme”, comentó. Como no había novedades, a los 15 días tomó un vuelo y se sumó a la búsqueda. En el auto de su padre, Daniel recorrió casi toda la ciudad buscando a su hermana. También estuvo en los cañaverales de El Chañar, cuando unos menores habían dicho que vieron a una joven por la zona. “Andábamos todo el día pegando afiches; en los semáforos dejamos folletitos”, relató.

 Operativos

El hermano de Marita no se mostró conforme con la actuación policial en los primeros días de la búsqueda. “La policía no había dado una respuesta desde un principio. Nos decían que no tenían nafta para los patrulleros. Un comisario, creo que Brito, había ido a mi casa y pedía $1.500 o $2.000 para moverse y buscar a mi hermana”, dijo. En agosto Daniel volvió al sur. Estaba permanentemente en contacto con sus padres, hasta que un día la policía golpeó la puerta de su departamento y la casa de sus suegros. “En ese momento no me quisieron dar explicaciones, después me entero que fue por un llamado telefónico de los millones que hice desde la desaparición de mi hermana”, declaró el testigo. Los abogados trataron de inmiscuirse en detalles de la vida de Marita y la relación con su familia. Pero como Daniel no veía a su hermana desde el 2000, aunque afirmó que hablaban seguido por teléfono, no pudieron ahondar demasiado.“Mi mamá no quería que vuelva a Tucumán porque tenía miedo de que corra peligro”, contó Horacio. “Micaela (hija de Marita) siempre tiene la tristeza de no tener a su madre a la par. Se crió en medio de la policía, de denuncias, de amenazas. Admiro el carácter que tiene”, manifestó.
 Vendieron todo
“Mis padres vendieron todo. A veces no teníamos ni para tomar un café porque todo era para la nafta para buscar a mi hermana. Mi papá se vino abajo, creo que se murió de tristeza. Mi mamá (Susana Trimarco) tiene un carácter muy fuerte, pero siempre está muy triste, hablando de mi hermana”, consideró Daniel, y fue tajante al decir que Marita no se escapó. “No se fue por voluntad propia. No tenía motivos para abandonar a su hija así”, expresó.

 Regreso a Río Gallegos

Daniel tuvo que regresar a Río Gallegos por sus compromisos laborales. Desde donde se mantuvo en contacto telefónico con sus padres. Una de esas llamadas, realizada en septiembre de 2002 desde el teléfono de su suegra, habría motivado una confusión en Trimarco que creyó haber oído la voz de Marita. Luego de que el dato fuera comentado en la Justicia, la entonces fiscal Joaquina Vermal instruyó a la Policía Federal para que investigue si la joven tucumana estaba viviendo en Santa Cruz con sus familiares. En aquel tiempo tanto el departamento en el que vivía Daniel Verón como la casa de su familia política fueron allanados por la Policía Federal. Cuando declaró, al inicio del juicio, Trimarco había dicho que los policías le habían puesto un arma en la cabeza a su hijo, exigiéndoles que les diga dónde tenía a Marita. Pero al parecer esa pista era errada.

 Vinculación con Gallegos

Desde el inicio del debate por el caso de Marita los primeros testimonios indicaron a “Las Casitas” como lugares de destino y castigo. Uno de los casos que tomó mayor trascendencia fue la historia de Victoria P. una mujer que “compró” su libertad y que era obligada a prostituirse en la localidad de Puerto Santa Cruz.

 Fátima
 Otro de los relatos que se escuchó fue el de Fátima Mansilla, quien fue secuestrada el 27 de mayo de 2002 (Marita había desaparecido el 3 de abril de ese año). La adolescente había trabajado como niñera durante ese mes, pero dejó de hacerlo tras contarle a su madre las sospechas sobre chicas que “iban y venían” a la casa. Pocos días después, a la vuelta de su casa fue raptada por Milhein y González –imputados- en su auto, y “empastillada”. Al despertarse, en la habitación donde la habían encerrado estaba otra joven, a quien después reconoció como Marita Verón. Durante los casi siete meses en que estuvo privada de la libertad, Fátima fue drogada y obligada a consumir cocaína y, en esas condiciones, prostituida por hombres que visitaban la casa. Con frecuencia, pasado el efecto de las inyecciones, se descubría desnuda y violada.
 Según cuenta, uno de sus abusadores fue el dueño de uno de los burdeles en las “casitas de tolerancia” de Río Gallegos.
 Noemí

Noemí Garzón –testigo- tenía 16 años cuando Daniela Milhein –acusada- la paró en la calle, cerca de su casa de Villa Mariano Moreno y le preguntó si quería trabajar como niñera. Corrían los primeros meses de 2002, y la crisis de 2001 aún hacía mella en muchos sectores sociales. Por eso, la joven consultó con su madre y luego aceptó el ofrecimiento. En su relato dijo que le ofrecieron viajar al sur a prostituirse. Pero zafó porque le advirtieron a Milhein que no iba a poder pasar los controles policiales para llegar a Río Gallegos.
 Huerta
 

Otra de las testigos fue Huerta, quien contó que el 21 de julio de 2002 estaba en el cumpleaños de 15 de su prima, el que se realizó en Río Gallegos, día en que llegó a esta ciudad. Siguió contando que esa tarde fue a la casa de su prima Daniela Milhein –imputada- a quien conocía por intermedio de su hermana y su cuñado, como así también recordó que Milhein llegó con unas mujeres. En su relato manifestó que Milhein pidió hablar con ella porque le quería cobrar una plata que le debía pero como estaban peleadas no quiso hablar con Milhein. En este contexto, Huerta contó que supuestamente, “Milhein decía que le debía plata por un trato que hicieron para que ella trabaje en las casitas de Río Gallegos”. Estos fueron algunos de los tantos testimonios que se escucharon y que pusieron a Río Gallegos en un principio como el punto del debate. (Fuente La Gaceta de Tucuman).

Ver también

Una persona amenazó con prender fuego camión de YPF

Fue en el corte de ruta de Municipales en Caleta Olivia. Así lo expuso el …

Deja un comentario