sábado , 14 diciembre 2019

Camarones: Tres historias para recordar

Turista entró a un supermercado, se atendió solo y dejó el dinero de su compra

12799318_978010138902606_5845461113183880056_nCamarones.- Un supermercado que había cerrado para la atención al público pero que había quedado abierto por un olvido del propietario, fue visitado por un turista que al ver que no lo atendían se sirvió de los elementos necesarios, hizo la cuenta y dejó el dinero.

Camarones, pueblo que se encuentra a 240 kilómetros de Comodoro Rivadavia y con una población aproximada de 1300 habitantes, fue protagonista de un hecho insólito, ya que un turista que pasó por un supermercado de la localidad, al no ver quien lo atienda se atendió solo, sacó la cuenta de lo gastado y dejó el dinero en el mostrador, con el detalle de su compra.

Esta noticia fue propagada por la esposa del propietario en su cuenta de Facebook, Ruth Zarranz publicó en la red social «»Buenos días!! Quiero contarles algo monumental!!! (Así me dijo Javier) Para los que no saben, nosotros en Camarones tenemos un supermercado y ayer Javier se olvidó de cerrar la puerta del negocio con llave, al mediodía, cuando fue a abrir a la 5 de la tarde, se dio cuenta que estaba abierto, y pensó… bueno ya está, cuando fue a limpiar el mostrador, se encontró con la nota de la foto!!! Y $ 700,00!!! Es la nota de un turista que se ve que entró a comprar y como no había nadie, igual compró y pagó!!! Gracias señor turista!!! Le deseo buena vida!!!».

En la nota que dejó sobre el mostrador, el desconocido turista aclara que viaja con un menor de 3 años y que abandonó el lugar debido a que deseaba encontrar alojamiento antes de que anochezca, sin antes detallar todo lo comprado, con la suma de los gastos y el dinero.

Los propietarios del supermercado de la localidad chubutense buscan al turista que se atendió solo y dejó el pago de su compra, luego de los dueños se olvidaran, por un descuido, la puerta abierta.

Ruth Zarranz, es propietaria del supermercado de Camarones que se hizo conocido en todo el país al conocerse la particular historia de un cliente que se atendió solo en el local.

Ruth indicó- en Radio Del Mar- que se llevó entre otras cosas, dos sartenes, galletitas, papas y unas frutas que no pudo pesar pero por la que dejó 100 pesos. Sin embargo, la nota no está firmada, no hay número ni ningún contacto pero están tratando de localizarlo.

«No dejó ningún dato para poder contactarlo es por eso que busco por todos los medios, radios, diarios de que se comunique, que llame, me gustaría agasajarlo con un asado, ojalá que aparezca», manifestó. (El Patagónico)

Publicidad Aerolineas Argentinas (Pueblo)


27 Dic 2002 Aerolíneas Argentinas:  logros obtenidos este año, como la recuperación de rutas y la puntualidad de los vuelos, en su comercial apelan a un discurso emotivo, a la alegría de haber recuperado la aerolínea de bandera, que se traduce en el concepto: En cada avión de Aerolíneas Argentinas volamos todos.

Las piezas se filmaron en Camarones, un pueblo de Chubut, casi todo el pueblo participo de la filmación y fueron dirigidas por Lucho Bender.

 

Crónica de un amerizaje forzoso.

LV-GLE00El 17 Ago 66 se conoció en las oficinas de Aerovías Halcón, de la calle Paraná 433, de Buenos Aires, que una aeronave de la empresa que cubría el trayecto entre Río Grande, Tierra del Fuego y el aeropuerto de Ezeiza, luego de una escala técnica en Río Gallegos, tuvo inconvenientes y perdió el contacto radial con Comodoro Rivadavia. La máquina volaba a la altura de Camarones, en la provincia de Chubut, y lo poco que se conocía acerca de la suerte del avión era que se encontraba arrojando parte de su carga al mar, ya que perdía altura y tenía uno de sus motores en bandera. Se desconocía la cantidad de personas a bordo. Aunque se informó que la tripulación estaba compuesta por los pilotos, un mecánico y un radioperador. Aparentemente el accidente se produjo al atardecer, y de inmediato personal de la Prefectura Naval Argentina (PNA) se movilizó.
A las 18:10 la torre del aeropuerto de Trelew, perdió contacto con la tripulación del Curtiss que ya había comunicado que viajaba con un motor en “bandera” y el otro fallando, lo que determinaba su pérdida de altura.
A la misma hora, en ocasión de celebrarse en la comisaría de Camarones la ceremonia cotidiana de arriar la bandera, fue advertido el paso del avión a baja altura con rumbo al Norte.
El plan de vuelo del LV-GLE había sido confeccionado para una operación IFR (Reglas de vuelo por instrumentos), fuera de la aerovía, en línea directa desde Río Gallegos hasta Ezeiza, sobrevolando el mar. El amerizaje se produjo sin motores y en plena oscuridad, durante el mismo, el aparato tocó una roca sumergida haciéndolo girar 180°. El tren de aterrizaje fue desplegado para brindar una mayor estabilidad sobre el agua.
Se utilizó para desembarcar un bote de goma inflado de escasa capacidad. La puerta del avión se mantuvo abierta: Con gran nerviosismo fueron saliendo pasajeros y tripulantes. Los pasajeros que no pudieron subir al bote se arrojaron al agua. Nadando y ayudándose aferrados a la borda de la embarcación, llegaron a tierra.

Ver también

Fin de año y metas inconclusas: cómo manejar el estrés laboral

Con el calendario anual a punto de concluir, el tiempo parece no ser suficiente, lo …