martes , 27 octubre 2020

Caleta Olivia: Un paciente habría fallecido a causa del “mal de las vacas locas”

Caleta Olivia.- Un hombre habría fallecido por una “patología de encefalopatía espongiforme” conocida comúnmente como “el mal de las vacas locas” en Caleta Olivia. El paciente de unos 40 años padecía el síndrome desde hace casi un año.

Trascendió que desde el Hospital Zonal se habrían tomado “todas las medidas sanitarias”, aunque no se difundió un comunicado oficial para informar a la comunidad sobre el caso detectado.

Una de estas medidas tomadas fue el de incinerar el cuerpo debido a la “peligrosidad del virus de expandirse”, sentenciaron médicos consultados y aseguraron que “el período de incubación es de aproximadamente un año”, consignó hoy el Diario La Prensa de Santa Cruz.

El matutino señaló que preservará la identidad del paciente, un reconocido comerciante de la ciudad, quien en los últimos meses luchó para superar la enfermedad.

El hombre estuvo internado en el Hospital Zonal un breve tiempo e inclusive trascendió que existe otro caso confirmado de la enfermedad y no se descartan que existan otros más.

“No entendemos porque nunca ha salido a la luz”, indicó un profesional consultado por el diario caletense, quien a su vez reconoció que “en estos casos y tal como sucede con el dengue, se debe alertar a la población para que se tomen los recaudos necesarios”.
En los casos que se registraron en Caleta Olivia, los pacientes tienen “todos los síntomas de la vaca loca” con patologías de “encefalopatía espongiforme”, se agregó en el informe periodístico.

La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob es un tipo de encefalopatía espongiforme que aparece de forma espontánea o por herencia genética y su incidencia se sitúa en un caso por cada millón de habitantes. “El mal de las vacas locas” y la enfermedad que el consumo de su carne produce en las personas pertenecen al grupo de enfermedades llamado encefalopatías espongiformes transmisibles. Estas patologías se producen por la acción de una proteína prión cuya forma se altera.

La proteína prión se encuentra de forma natural en los mamíferos. La encefalopatía espongiforme aparece cuando la estructura normal de esta proteína prión se altera. La proteína prión alterada actúa sobre las proteínas prión normales y consigue que éstas cambien también su estructura. Poco a poco, aparecen malformaciones en las células del cerebro (neuronas). El prión alterado provoca “agujeros” en las neuronas. Visto al microscopio, el tejido cerebral adquiere la apariencia de una esponja. Y esta es la característica que da nombre a las encefalopatías espongiformes.

Los primeros síntomas son depresión, delirios y alucinaciones. Luego viene ataxia (rigidez de los miembros y pérdida del control de movimientos). La enfermedad degenera en demencia y las víctimas suelen fallecer un año después.

Ver también

Hernán Elorrieta: “Aprobamos por unanimidad el desarrollo hidropónico en la Santa Cruz”

El diputado por municipio de Las Heras, perteneciente al Partido SER,  destacó la importancia de …