jueves , 19 octubre 2017

Ballenas Jorobadas llegan al Parque Francisco Coloane del Estrecho de Magallanes

Magallanes.- Las ballenas Jorobadas comenzaron a llegar desde diciembre al Parque Marino Francisco Coloane en el Estrecho de Magallanes en el sector Isla Carlos III y en sus canales adyacentes, donde encuentran refugio y alimentos.

BALLENAS-JOROBADAS-MAGALLANES-540x372

El parque es una de las Áreas Marinas Costeras Protegidas de Múltiples Usos (AMCP-MU) desde el 5 de agosto de 2003, y el objetivo “es preservar el área de alimentación de la Ballena Jorobada (Meganoptera novaeangliae), conservar el área de reproducción del Pingüino de Magallanes (Spheniscus magellanicus) y Lobo Marino Común (Otaria flavencens), y proteger las comunidades ecológicas asociadas”, de acuerdo al Ministerio del Medio Ambiente chileno.

El AMCP Francisco Coloane y Parque Marino cuenta con 73.795,8 hectáreas, de las cuales aproximadamente 1.506 hectáreas corresponden al Parque Marino.
En este lugar más de 100 ballenas jorobadas normalmente llegan entre los meses de diciembre y abril.

De acuerdo al Centro de Investigaciones Marinas Mammals Leviathan, el parque incluye también ballenas francas y Minke Antártica, además del delfín austral y la tonina overa, “conocida como el panda de los delfines”.

Un Reglamento General de Observación de Mamíferos Marinos, Reptiles y Aves Hidrobiológicas fue publicado en el Diario Oficinal, Chile en 2012 y según el Centro de Conservación Cetácea (CCC) “cuenta finalmente con un marco regulador para asegurar el desarrollo ordenado y sostenible turismo de avistaje de ballenas y delfines”.

Este reglamento, era “el requerido bajo la Ley de Protección a los Cetáceos implementada en 2008 tras campaña liderada por el CCC, Centro Ecoceanos y la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile agregó CCC”, y se espera que así se asegure el desarrollo ordenado del turismo de avistaje de ballenas y delfines en el país.

Fue un logro de la campaña ciudadana “Chile 2008, Santuario de Ballenas”, y el apoyo de más de 100 organizaciones civiles nacionales e internacionales, de la ciudadanía, la Armada de Chile, el poder Legislativo y el Ejecutivo.

El Estrecho de Magallanes como zona de alimentación para la ballena jorobada en los meses de verano. También se ha determinado su presencia en los fiordos patagónicos chilenos y durante varios años consecutivos, también al noroeste de la Isla Grande de Chiloé. Conexiones costeras migratorias fueron reportadas recientemente entre fiordos del sur de Chile.

De acuerdo a cifras de la Comisión Ballenera Internacional, se han estimado para una parte del Hemisferio Sur una población de 10.000 ejemplares y para el Atlántico Noroccidental una población cercana a los 11.000 ejemplares.

Se ve principalmente amenazada por las redes de pesca, contaminación, degradación de hábitat y colisión con embarcaciones.

Desde el año 2007 Dinamarca estuvo impulsando una propuesta para adjudicarse cuotas de caza aborigen de ballena jorobada. Esta propuesta no tuvo éxito hasta la 62da asamblea anual de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), que se reunió en Agadir (Marruecos) en junio de 2010, cuando el gobierno de Dinamarca logró adjudicarse una controversial cuota de caza aborigen para matar 27 ballenas durante los próximos tres años, gracias al apoyo de La Unión Europea, Estados Unidos, Nueva Zelanda y las naciones balleneras que integran la CBI.

Esta determinación fue duramente cuestionada por el bloque de países latinoamericanos, conocido como Grupo de Buenos Aires (GBA) y países como Australia y Mónaco, por carecer de justificaciones que ameriten la captura de esta especie con fines de subsistencia aborigen, además de existir evidencias que demuestran que los cazadores aborígenes capturan ballenas para abastecer a empresas procesadoras y comercializar su carne a restaurantes y hoteles.

A pesar de que las cuotas otorgadas entran legalmente en vigencia a mediados de octubre de 2010, las autoridades de Groenlandia (territorio perteneciente a Dinamarca) autorizaron comenzar las caza de ballenas antes de la fecha estipulada legalmente por la CBI, por lo que cualquier ballena que sea cazada antes del 13 de octubre constituirá una infracción a las reglas de este organismo internacional.

Ver también

Después de cuatro décadas condenan a un militar chileno por el asesinato del cantante Víctor Jara

Un juzgado estadounidense halló culpable a un ex teniente por la muerte del autor en …

Deja un comentario