viernes , 4 diciembre 2020
Solo. Julio De Vido no pasa su mejor momento político. /MARCELO CARROLL

Aislado en el Gabinete, De Vido pierde peso en el kirchnerismo duro

Solo. Julio De Vido no pasa su mejor momento político. /MARCELO CARROLL
Solo. Julio De Vido no pasa su mejor momento político. /MARCELO CARROLL

POR LUCÍA SALINAS

Critican sus déficits de gestión y las denuncias de corrupción

Cada vez más aislado por su sistemática pérdida de poder, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, se convirtió otra vez en blanco de las críticas para sus colegas de Gabinete debido a las últimas sospechas que recaen sobre él por las presuntas coimas en la renegociación del yacimiento Cerro Dragón que comparten las provincias de Chubut y Santa Cruz, reveladas por Clarín. De Vido mantiene díalogo con los intendentes, pero ellos sostienen que “ya no cuenta con el mismo poder ni peso”. En la Casa Rosada lo responsabilizan por el mal funcionamientos de áreas que están bajo su órbita y apuntan contra él por “falta de gestión”.

En un escenario de debilidad política, el ministro podría tener complicaciones en la justicia cuando la Cámara de Casación decida en las próximas semanas si se reabre una causa archivada por enriquecimiento ilícito. El patrimonio de De Vido asciende a cuatro millones de pesos y sólo en un año mostró un incremento del 28%.

La última sospecha que recayó sobre De Vido y que molestó en la Casa Rosada fueron las denuncias sobre su presunta participación en la negociación a favor de Pan American Energy, cuando se le prorrogó por 40 años el yacimiento Cerro Dragón. La Comisión de Valores de Estados Unidos abrió una investigación para develar si hubo pago de sobornos en el multimillonario contrato. Todo a raíz de la autodenuncia que hizo la multinacional British Petroleum.

De Vido desmintió su involucramiento en la negociación, pero igual el episodio preocupó a varios funcionarios, que lo consideraron “una denuncia más, un escándalo más al lado de él”.

En el Gobierno aún lo responsabilizan por la crisis energética que repercutió con fuerza este verano con los cortes de luz. “ Hubo tiempo para prever y planificar en materia energética ”, se queja un referente del área. También lo critican sobre el mal desempeño de las áreas de control sobre las empresas energéticas que son responsabilidad del ministro y por su bajo involucramiento en la comisión anticrisis que se creó para dar solución a los vecinos que permanecieron semanas sin servicio eléctrico.

El verano terminó, pero De Vido no logra mejorar su imagen dentro del Gabinete. Es uno de los kirchneristas con mayor trayectoria en la Casa Rosada, pero sus pares aseguran que ya no cuenta con peso político. Su principal carta hoy es la relación con los intendentes, principalmente del conurbano. De Vido se convirtió en el vínculo entre los jefes comunales y el Gobierno, pero en ese grupo ya no tiene el mismo ascendiente. “Sabemos que ya no tiene grandes obras para garantizar y que no tiene el peso de antes, pero es respetado por los intendentes porque es el único que nos recibe”, explicó a Clarín un intendente de la Tercera Sección Electoral.

En el Ministerio de Economía, De Vido es criticado constantemente y su relación con La Cámpora es conflictiva. Desde la llegada de Axel Kicillof, el ministro de Planificación perdió relevancia en Cammesa y Enarsa y nunca logró pisar fuerte en el proceso de expropiación de YPF.

Las encuestadoras revelan que el funcionario K cuenta con 50 puntos de imagen negativa, lo que lo convierte en uno de los funcionarios con peor imagen.

Clarin

Ver también

¿POR QUÉ SIGUEN EN YPF?

La Argentina vive una situación difícil, sobre todo en la producción hidrocarburífera. A la grave …

Deja una respuesta