martes , 26 mayo 2020

Aeropuerto internacional «Las operaciones aéreas en el Sur Argentino se están poniendo en riesgo»

La Asociación Técnicos y Empleados de Protección y Seguridad a la Aeronavegación denunció que órdenes de la Fuerza Aérea ponen en riesgo la prestación del sistema nacional de aeropuertos: El 6 de enero cerrará la oficina del plan de vuelos de Río Gallegos. 

 

Fechado el 18 de diciembre de 2018 se envió un escrito en el que se informa que «por orden del Director General de Personal y Bienestar, se comunica al personal militar y civil de la Fuerza Aérea que el día 6 de enero de 2019 finaliza la comisión del servicio ordenando por el DNU N° 27/2018 por lo que a partir de esa fecha el personal militar y civil que se encuentra prestando servicio en la EANA S.E esperaba en su domicilio la asignación del nuevo destino» (sic). Ante esto, la Asociación Técnicos y Empleados de Protección y Seguridad a la Aeronavegación (ATEPSA) emitió un comunicado en el que expone que ve con preocupación la «intempestiva e independiente» decisión de la Fuerza Aérea de concluir las comisiones de personal militar en los ex-aeropuertos anexados, que pone en riesgo -según afirman- la prestación del servicio ante la falta de personal. Seguidamente remarcan que los casos de Río Gallegos y Sauce Viejo son dos de los aeropuertos más afectados, por lo cual las condiciones para la prestación del servicio sin personal ponen en crisis la conectividad selectiva «de la revolución de los aviones».

Al respecto, Jonatan Doino, secretario general de ATEPSA, le explicó a Tiempo FM que la oficina de plan de vuelo es de contralor, en donde se presentan los planes de vuelo -un documento público- en la que se registran todos los datos referentes al vuelo como cantidad de pasajeros, si lleva mercancías peligrosas o no, el estado de la aeronave en sí, entre otros. «Para nosotros es muy delicada porque pone en riesgo las seguridad de las operaciones aéreas», manifestó.

Decisión perjudicial

El referente gremial puntualizó que privar al Aeropuerto de Río Gallegos de esta oficina es sumamente grave.

En primer lugar porque es el único de la ruta oceánica que hace vuelos transoceánicos como alternativa, y no contar con este servicio significas el cierre de aeropuerto. Asimismo, expuso que no saben de qué manera se podrá accionar en caso de que un avión deba hacer un aterrizaje de emergencias en horarios no operativos, además de ser perjudicial con los tratados y/o acuerdos con otros países como puede ser por los vuelos a la Antártida Argentina o las Islas Malvinas. Señaló también que los vuelos científicos y el control meteorológico se verá entorpecido.

Y además agregó: «Denunciamos este hecho no solamente en Río Gallegos, sino que quieren dejar solo ocho oficinas en todo el país».

Doino expuso que han hecho denuncias por este cado ante la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil), la EANA (Empresa Argentina de Navegación Aérea) y el Ministerio de Transporte de la Nación, pero no han obtenido respuestas: «Yo no sé cual es la actitud del Estado, de poner en riesgo la seguridad de las operaciones aéreas de esta manera».

«La situación en la que estamos»

Reiterando que la autoridad aeronáutica no se ha expedido al respecto, el titular gremial insistió en que no saben cómo se llevará adelante esta situación, dado que «es un tema muy grave; es directamente un achicamiento a nuestro sector. Hablamos de trabajadores que no sabemos qué destino tendrán. Si bien hay una situación de reconvención laboral no hay certezas».

Ante este hecho rememoró que desde el año pasado se quiere cerrar el centro de control aérea de Comodoro Rivadavia «una zona estratégica con una necesidad por lo que es geográficamente la zona, de tener cobertura de radar en la Patagonia», dijo, agregando: «Va más allá del reclamo gremial, lo sobrepasa porque pone en riesgo la seguridad aérea; arriba de los aviones van pasajeros que no los toman en cuenta».

Finalmente expuso que este fin de semana no solo estará siendo vulnerada la seguridad de las operaciones aéreas, sino también la de los trabajadores.

Ver también

El Gobierno fijará por decreto un “Se estableció ese precio para la producción local de petróleo en medio de la fuerte presión de las provincias petroleras y de una parálisis casi total de la producción por causa de las medidas de aislamiento. En medio de la pandemia de coronavirus y de los efectos del aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado hasta el 10 de mayo que hizo que las compañías petroleras frenaran la producción, fuentes oficiales confirmaron a Infobae que el Gobierno fijará por decreto el precio del barril criollo de petróleo en 45 dólares a cambio de que las petroleras no despidan personal. La decisión, que se formalizará en las próximas horas, llega en un contexto en el que para el sector petrolero no hay mercado ni local ni de exportación, en el que las empresas proveedoras de servicios abrieron retiros voluntarios y los gobernadores observan como caen los ingresos por las regalías consecuencia de la caída del precio del crudo. Tras el reclamo para que la Nación fije un valor de referencia para la producción local de petróleo y de esa manera asegurar la continuidad de la producción, los puestos de trabajo y las regalías, el Poder Ejecutivo decidió establecer un precio de USD 45, un dato que era especialmente aguardado entre los gobiernos locales y las empresas privadas vinculadas a Vaca Muerta, según dio a conocer informo Infobae. Profundizando sobre esta decisión que claramente influirá en la cuenca de nuestro Golfo San Jorge, se dieron a conocer otros detalles que revelan los acuerdos y desacuerdos sobre esta determinación que tomo gobierno nacional. Al respecto el periodista Martín Bidegaray, relató en Clarín.com, los alcances de esta decisión: El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, mantuvo una videoconferencia el miércoles a la tarde con empresarios petroleros y gobernadores de provincias que dependen de regalías. Allí, el funcionario se refirió al decreto que establecerá el «barril criollo». Es un sistema para que la producción nacional de petróleo se rija con importes diferentes a los del resto del mundo. El decreto que lo reglamentará está a la firma del presidente Alberto Fernández. El esquema, ya aplicado en el pasado, aísla al país de las fluctuaciones del precio del petróleo en el resto del mundo. Para los consumidores, el impacto probable es que los importes no bajarán, como si sucede en la mayoría de los países productores. Las provincias recibirán regalías equivalentes a un barril de US$ 45. Pero las petroleras que exporten petróleo recibirán menos que eso: hoy el Brent (el de referencia para la Argentina) está a US$ 30. Las compañías tendrán que pagar regalías por US$ 45 por algo que venden afuera a menos de uS$ 30. Este precio de US$ 45 es el que se deberá pagar a productores. Las petroleras integradas (YPF, Pan American Energy) están en contra de la medida. También lo están las refinadoras, como Raizen (tiene la marca Shell) y Trafigura (marca Puma). Casi toda la industria está en desacuerdo con esta decisión. Pero hay dos respaldos decisivos al barril «criollo»; los gobernadores de las provincias petroleras (Neuquén, Chubut y Santa Cruz son las más importantes) y Vista, la empresa de Miguel Galuccio. El ex presidente de YPF tiene un acceso privilegiado a la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner para hablar sobre cuestiones energéticas. Este precio «sostén» regirá desde el 1 de mayo hasta fin de año. Sin embargo, si el petróleo Brent supera los US$ 45 por 10 días consecutivos, cesaría su aplicación. El decreto estará acompañado con una reducción a las retenciones de las exportaciones de petróleo. La industria petrolera está sobreofertada hoy, tanto en el país como en el resto del mundo. Hay más producción almacenada de la que requiere la demanda, que cayó a niveles récord por la pandemia. A través de un decreto, la secretaría de Energía quedaría facultada para establecer los precios de los combustibles cada tres meses. «Con los actuales importes en los surtidores, el único barril que podemos pagar es de US$ 35, pero nos obligarán a asumir un barril a US$ 45. No se de dónde saldrá la diferencia«, plantea un ejecutivo importante de la industria, que pidió no ser mencionado. Las ventas de combustibles están por el piso y tardarán en recuperarse. Los mejores cálculos son que retomarían el 80% de lo que eran en 2019 recién hacia fin de año. Las empresas deberán comprometerse a mantener los mismos niveles de actividad que en 2019 y mantener los contratos con los mismos proveedores. En caso que no lo hagan, puede haber multas. En la industria existe temor que el Estado disponga una «mesa» en la que se decida qué productor debe venderle a cada refinador. La Cámara de Empresas de Energía le mandó una carta a las autoridades con sus objeciones al respecto. «Se quiere incentivar artificialmente la producción sin que exista demanda, y esto agravará más la situación», detalla un consultor que también pidió no ser mencionado, pero que también está en desacuerdo. Las empresas de servicios petroleros iniciaron planes de retiros voluntarios y despidos, ya que la actividad en Vaca Muerta está paralizada. Según consultas a sus ejecutivos, no revertirán esta decisión por el «barril criollo». «Es una medida que no quiere ninguna empresa, y la única que lo quiere es pequeña y no puede mover el amperímetro de las decisiones», graficaron. Los gobernadores de Río Negro, Santa Cruz, Chubut y Neuquén también participaron de la videollamada. El subsecretario de Hidrocarburos, Juan José Carbajales, subsecretario de Hidrocarburos será el encargado de seguir este tema hacia adelante.barril criollo” a USD 45 a cambio de que las petroleras no despidan personal

Se estableció ese precio para la producción local de petróleo en medio de la fuerte …