martes , 19 junio 2018

Acusan al intendente Mazú de intentar ingresar con “una picana” al edificio municipal sitiado por una protesta salarial (vídeo)

Río Gallegos.- El secretario Adjunto del SOEM de Río Turbio, Jorge Bustos, acusó hoy al intendente Matías Mazú de los incidentes que sucedieron en las puertas de la sede municipal durante una protesta salarial. Acusó al secretario del jefe comunal kirchnerista de haber tenido “una picana” y que durante los incidentes, se golpeó a una mujer embarazada y a otro trabajado

Para el dirigente, el intendente Mazú tuvo una actitud “patoteril” al intentar ingresar al edificio de la municipalidad que se encuentra “sitiado” por los trabajadores en reclamo de mejoras salariales. También acusó a un secretario del jefe comunal de haber tenido una “picana eléctrica” en forma de teléfono celular, que se le cayó tras los incidentes. El aparato fue entregado a la policía.

“El intendente no va entrar al municipio hasta que no de una solución al conflicto”, advirtió Bustos en declaraciones a Radio News de Río Gallegos. También acusó a Mazú de presentarse en el edificio de la municipal “buscando que se le pegue”, lo que ya se había avisado ante los manifestantes. Comentó que ante el bloqueo de la sede central de la municipalidad, el intendente “intentó entrar por la ventana”, cuando “dice representar a un gobierno nacional y popular”. “Mazú quería entrar a trabajar y se pasa más veinte días en Buenos Aires”, criticó el gremialista.

Confirmó que en el incidente, resultaron con lesiones una trabajadora que se encuentra embarazada y un trabajador que terminó con un “hombro dislocado”. Calificó a la actitud del jefe municipal como “típico de la dictara militar”.

Los afiliados del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM) encabezan un conflicto por mejoras salariales desde un mes. Hasta el lunes los manifestantes estuvieron cortando rutas, y desde ayer se trasladaron a la sede de la comuna.

Bustos rescató que cuentan con el “acompañamiento” de los gremios de la empresa YCRT y aclaró que “esta sitiado y no tomado”. “Se convoco a la policía para que constate que todas las puertas estaban cerradas” y que contaban con trascendidos que se estaba gestando “un autoatentado”.

Afirmó que hay trabajadores que reciben “presiones que no van a cobrar” si continúan de huelga. Reiteró que el reclamo es de un 50 por ciento de recomposición salarial. Precisó que hay trabajadores de la categoría 10 sin antigüedad perciben 8700 pesos. En tanto que los contratados 5000 pesos. Entre las demanda esta el pase a planta permanente de los contratados.

También reveló que hay empleados que cobran 3000 pesos y que ingresaron a través de planes cuando Néstor Kirchner era gobernador, y que sólo aportan a la Caja de Servicios Sociales y no a la Caja de Previsión Social. Resaltó que el costo de vida es muy elevado en las localidades de la Cuenca Carbonífera.

(Foto / SOEM Río Turbio)

 

Ver también

La CGT posterga el paro: negocia por Ganancias y un pacto antidespidos

La protesta quedó en suspenso hasta el martes, cuando se reanudará el diálogo con el …

Deja un comentario