Domingo , 4 diciembre 2016
Ultimas noticias

Abbona

El nuevo editorial de Alfredo Leuco en Le doy mi palabra

Hay una persona que no es muy conocida por el gran público pero que fue una pieza clave en el ajedrez corrupto que instaló el kirchnerismo durante más de 12 años. No es ningún ángel pero se llama Angelina Abbona y fue la Procuradora del Tesoro de la Nación durante los 5 últimos años de Cristina, los peores, los más dañinos.

La información judicial dice que el juez federal Sergio Torres la citó a declaración indagatoria. El magistrado sospecha que Abonna cometió el delito de peculado de servicios. La denuncia la hizo el doctor Germán Moldes, fiscal ante la Cámara Federal en febrero del año pasado. Traducido al lenguaje cotidiano la acusación concreta es que Abonna utilizó recursos del estado para defender a Cristina ante la denuncia que el fallecido fiscal Alberto Nisman le hizo a la ex presidenta a su canciller Héctor Timerman y otros personajes como Fernando Esteche, por ejemplo. Estamos hablando de la acusación que más preocupa y ocupa a Cristina. Por el encubrimiento en el atentado terrorista a la sede de la AMIA.

¿Qué hizo concretamente Abbona? Ella y dos de los funcionarios que la secundaban, presentaron un escrito de defensa ante el juez Daniel Rafecas que tenía la causa en ese primer momento. En el escrito se decía, textualmente, que “Ninguna actuación de las autoridades del gobierno argentino tuvo por objeto la desincriminación de los ciudadanos iraníes, en particular aquellos alcanzados por las notificaciones rojas de Interpol”.

¿Qué planteó el doctor Moldes? Que la presentación de Nisman no estaba dirigida contra el Estado Nacional -lo que habría habilitado la intervención de la Procuración del Tesoro- ; en cambio sí se había acusado a funcionarios públicos del kirchnerismo y a otros ciudadanos que no ostentaban cargos públicos.

Moldes en segundo término dijo que Abbona, presentó el escrito, todavía no existía causa judicial porque el fiscal Gerardo Pollicita no había impulsado la investigación hasta ese momento.

En dos palabras, fue tanta la desesperación de Abbona que violó la ley con tal de defender a Cristina y fue tanta su ansiedad que lo hizo con instrumentos que no correspondían y antes de que fuera necesario.

Pero eso no es todo. Cristina, Axel Kicillof y Angelina Abbona, también están acusados de destruir pruebas sobre lavado de dinero de cerca de 500 millones de dólares de socios, amigos, testaferros y empleados de la familia Kirchner. ¿Se da cuenta de la gravedad de los hechos? Se acusa a Abbona de haber destruido, de haber hecho desaparecer discos rígidos y correos electrónicos con información ultra sensible que incrimina a Martín Báez, y otros personajes que podríamos ubicar como integrantes del “Cartel de la Rosadita” o del Frente para la Valija.
Es lo que mostró Lanata en su momento.

Los CristiLeaks. Eso es complicidad y encubrimiento de corrupción y de lavado de dinero. Eso es muy grave jurídicamente.
Y ni le cuento lo que hoy se confirmó: el procesamiento de Cristina en la causa por fraude en los contratos de venta de dólar a futuro. La sala 2 de la Cámara Federal dejó a Cristina a un paso del juicio oral y con un embargo por 15 millones de pesos porque confirmó el procesamiento del juez Claudio Bonadio.

Angelina Abbona como procuradora general del tesoro debía defender los intereses del pueblo de la Nación, es decir de todos nosotros. Pero por orden de Cristina defendió los intereses de todos los malandras que aportaban sus coimas a Cristina.

La exitosa abogada sabe todo esto desde el 2010. Leonardo Fariña contó que, en la quinta de Olivos ella le reprochó a Lázaro Báez que estuviera sacando fortunas del país. Y le gritó no porque estuviera cometiendo un delito. Lo retó porque ella decía que esa plata era suya. La embajada de los Estados Unidos le había adelantado la información que Cristina destruyó por intermedio de Angelina Abbona.

La fiesta de terminó. ¿Y ahora quien “Abbona” los platos rotos”. La funcionaria y su esposo son gente de la mayor confianza del matrimonio Zannini y lo fueron de los esposos Kirchner. Abbona trabajó con Néstor desde que era intendente de Rio Gallegos. Siempre lo cuidó para que pudiera robar tranquilo y que no le robaran a él. Néstor y Cristina siempre fueron poco agradecidos con su gente y muy desconfiados. Hoy Abbona se refugió en el aguantadero de Santa Cruz con la gobernadora Alicia y con su hija Romina Mercado, presidenta de Hotesur, otra que bien baila.

Angelica María Ester Abbona y su esposo Eduardo Enrique Mengarelli insultaron y agredieron al colega de canal 13, Ignacio Otero. ¿Se acuerda? Los K viajaron a Rio Gallegos en el mismo vuelo que Otero. El periodista se acercó respetuosamente para hacerle una pregunta. Estaba armado con una birome y un anotador. Mengarelli le pegó un cachetazo que le produjo a Nacho una leve contusión que luego fue certificada por los médicos del aeropuerto. Están muy nerviosos porque no solamente perdieron los curros, los puestos y parte del poder. Sienten que su libertad también está en juego. Por eso Angelina insultaba a Otero y por eso Mengarelli en clara actitud patotera no solo le pegó un cachetazo. También lo amenazó con cagarlo a trompadas delante de la comisaria de a bordo. Tal vez la filmación y la azafata sean buenos testigos para el juicio que ahora Mengarelli va a tener que soportar.

Los Mengarelli y los Zannini son íntimos desde los años 70 cuando todos militaban en la Vanguardia Comunista, organización que glorificaba el stalinismo de Albania. Todos se fueron al sur escapando del terrorismo de estado y del genocida de Luciano Benjamín Menéndez. Y allá se hicieron peronistas y amigos de Néstor.

Tan amigos son que, mediante un enroque laboral, se designaban en cargos unos a otros. Por ejemplo: Zannini designó a Mengarelli en su despacho debajo de Carlos Liuzzi el que está acusado de enriquecimiento ilícito y de haber designado 23 parientes y amigos.
A cambio, Angelina nombró en un cargo de su área a Francisco, uno de los hijos del Chino. Otro que batió todos los records. Sus cuatro hijos fueron empleados por el estado K igual que los dos hijos de Angelina Abbona.

Lo primero es la familia. Buenos Muchachos que protagonizan pesadillas en la autodenominada cinéfila Cristina. Esas pesadillas son realidades que apenas tienen nombre de película: Cristina y Angelina, defraudaron a la Argentina. Se lo digo en verso: Cristina y Angelina, atrapadas sin salida.

Ver también

80

Resumen de las noticias del día miércoles 30 de noviembre de 2016

Las principales noticias del día en el resumen de cada mañana, la tapa de los …