sábado , 23 octubre 2021

Marcela Chocobar: A una semana que su desaparición no hubo un solo dato que diera con su paradero

La búsqueda de Marcela choca con el silencio de un ambiente oscuro.

Río Gallegos.- Los rastrillajes continúan pero la familia quiere que la jueza Suárez habilite allanamientos y una pesquisa fuera de la ciudad. Los investigadores creen que no salió de la ciudad y la buscaron incluso en el vaciadero. La semana desde la desaparición de la joven trans pasó sin que nadie aportara datos de su paradero. Marcela ejercería la prostitución y el ambiente es reacio.

 Hoy a primera hora, las fuerzas de seguridad volverán a reunirse, tal como lo vienen haciendo desde el martes pasado, para coordinar los rastrillajes en busca de Marcela Chocobar, la joven trans de 26 años que desapareció  la madrugada del domingo 6, luego de ir a bailar en un boliche de calle Magallanes.

La familia cree que puede estar secuestrada o haber sido captada por una red de trata. Algo que no es imposible. Sin embargo, la tarea de los pesquisa es hallarla, incluso muerta.

Información a la que tuvo acceso TiempoSur da cuentas que los rastrillajes incluyeron las zonas de la ría y Punta Loyola, pero también el vaciadero. Nada se descarta y los investigadores están abiertos a cualquier hipótesis ante la ausencia de algún testimonio que aporte precisiones sobre el rumbo que tomó la joven cuando salió de bailar.

La semana pasada el boliche ofreció a los investigadores las imágenes de las cámaras de seguridad en las que se ve a Marcela salir de la disco y tras una breve charla con algunos conocidos, perderse en la oscuridad de esa calle.

Es en esas imágenes que también se ve un Renault 9 color rojo merodeando a metros de la joven, razón por la que se levantaron las sospechas de que pudo haber sido el vehículo en el que se fue, aunque las imágenes no llegan a mostrar su ingreso.

Pese a que no existe ese dato clave. Los investigadores procedieron al análisis de las imágenes para determinar la fisonomía del sujeto que lo conducía y se realizó un identikit (con el 80% de seguridad sobre el rostro del conductor). El vehículo también es buscado.

Paralelamente, los familiares de Marcela indicaron que la joven habría sido acosada por otro sujeto con el que tiempo atrás había tenido una relación ocasional.

“Nosotros intuimos eso porque ella en una charla nos dijo que la estaban volviendo a molestar. Nosotros fuimos, dimos los datos  y ellos ya estaban averiguando al señor” le dijo ayer a este diario Laura Chocobar, hermana de la joven de desaparecida, que ayer encabezó una protesta a los pies del mástil principal.

Allí se congregaron familiares de Marcela, pero también, a varios metros de distancia se encontraba la amiga de Marcela, también trans, que es quien estuvo ese sábado en el boliche con ella y brindó a la policía un relato que no habría resultado convincente.

No es para menos. El ambiente de la prostitución está plagado de secretos que generan suspicacia, es un círculo cerrado, en el que hablar puede tocar intereses y en donde poner en evidencia la condición de clientes rompe con los códigos de una actividad prohibida.

Fue precisamente esta amiga, que dijo que alrededor de las 6:30 del domingo le envió un mensaje a Marcela para saber si había llegado bien a su casa. El mensaje tuvo el visto en Whatssapp, pero jamás fue respondido. Desde entonces el aparato deriva directamente las llamadas al buzón de voz.

Un dato que los investigadores esperan con ansias es el de las sábanas que la jueza Roxana Suárez habría solicitado mediante oficios a la compañía de telefonía celular que poseía la joven.

Ese dato permitirá conocer en qué sector de la ciudad se abrió la celda de comunicación la última vez que estuvo activo.

Según dijo Laura a este medio, esperan también que la Jueza “autorice que se haga el rastreo fuera de Río Gallegos porque hay muchas chacras”.

 

Es que para la familia, existe la chance de que Marcela haya salido de la ciudad secuestrada en un vehículo que no fue requisado en los controles porque “todos sabemos que no piden documento ni nada en Güer Aike y Chimen Aike”

Los pesquisas son más que cautelosos. La familia no, ellos quieren que Marcela aparezca y por el momento no echan mano a la peor hipótesis: que esté sin vida.

Por ello los familiares habrían ido este sábado a un clandestino ubicado sobre calle Ramón y Cajal, a raíz de un dato que fue colocado por un lector de TiempoSur Digital al pie de una de nuestras notas sobre el caso.

Para la policía, este tipo de comentarios no tienen asidero, pero la familia, de todas maneras prefirió no dejarlo pasar. “Es muy raro porque nadie aporta nada, nadie dice nada”, sostuvo con desazón la hermana de Marcela.

Ayer al mediodía, en el tradicional izamiento, también agrupaciones de izquierda reclamaron la aparición con vida de la joven, con carteles y pancartas para poner en relieve la preocupación y cuestionar a las autoridades políticas por su silencio.

La hipótesis de que fue raptada por una red de trata no se descarta, pero de ser así quizás Marcela fue previamente observada minuciosamente en sus movimientos para un mercado con gustos tan ilimitados como extravagantes.

En este punto la aceptación social que existe hacia la prostitución no colabora para desmantelar este circuito vicioso que sigue vigente mas allá de las leyes que la condenan. El silencio en este caso es un símbolo de esa connivencia social.

Allí apuntaron sus cañones las agrupaciones que se manifestaron por la aparición con vida de Marcela. Hacia la teoría de que esta cautiva por una red. De hecho, tras el cierre del acto protocolar, referentes de estas agrupaciones cruzaron a las autoridades municipales con gritos para que el tema sea tomado en cuenta como una cuestión de estado, como algo urgente.

Reclamaron la celeridad de los procedimientos y pidieron protección para las mujeres, ante distintos hechos que se suscitaron con tentativa de secuestro.

Desde Las Rojas/Nuevo MAS apuntaron que existe “complicidad de la policía, porque las redes de trata existen en Río Gallegos y acá desaparecen mujeres por la explotación sexual”. El “Plenario de Mujeres Trabajadoras” (PO) también hizo su reclamo porque “tiene una gran responsabilidad el Estado y los funcionarios políticos que no han dicho una sola palabra”. Y “Juntas y a la izquierda” (MST), indicó que “después del NiUnaMenos, que fue un hecho político muy grande, han desaparecido 40 mujeres en el país».

Lo cierto es que Marcela lleva una semana desaparecida y su caso dista bastante de aquellos que ocupan las planas de los diarios y terminan resultando en un escape rebelde.

La policía no puede hoy opacar el espíritu entusiasta de la familia que cree que puede estar secuestrada pero no por ello deja de profundizar una búsqueda pensado en el peor de los escenarios. De allí la labor de la Prefectura en las aguas.

Como muchas otras chicas trans de esta capital, no hay muchas chances de optar por el modo de ganarse la vida. Aun muchos sectores profundizan una mirada sesgada sobre los derechos adquiridos en la igualdad de género y es por ello que el mercado laboral capitalino le sigue cerrando las puertas o más bien, empujando hacia actividades riesgosas.

Aun cuando hubiera prejuicios sobre el ambiente en el que aparentemente se movía Marcela, lo normal hubiese sido que ese domingo luego de ir a bailar llegara a su casa en taxi. Lo normal era que no se fuera por su propia voluntad porque según dicen sus familiares, su estado anímico era óptimo.

De allí las críticas al hecho de que en estos casos, aun se tengan que esperar las 48 horas de rigor antes de salir a buscar a una persona que puede estar en flagrante riesgo.

Marcela es rubia y llamativa por su elegancia. Una figura difícil de pasar por alto pero a una semana que su desaparición no hubo un solo dato. Nadie dijo haberla visto.

Cualquiera puede hoy aportar información a los teléfonos (02966) 420016 ó 420993, al 101, o con la familia al 15667435. “Cualquier dato, por chico que sea, nos puede servir un montón” subrayó su hermana. (T.Sur)

Notas Relacionadas

Santa Cruz: Tres mujeres y una niña con paradero desconocido

La Policía realizó rastrillajes en el marco de la desaparición de la joven Marcela Estefanía Chocobar

“Cualquier dato nos sirve” enfatizó la familia de Marcela Chocobar

Río Gallegos: No hay pistas firmes sobre el paradero de Marcela Chocobar

Río Gallegos: Hallan un cráneo en medio de la búsqueda de la joven tran

Río Gallegos: Conmoción tras hallazgo de un cráneo y prendas de vestir

Ver también

El Gobierno de Santa Cruz anunció el pago de haberes para jubilados

El Gobierno de Santa Cruz informa que los haberes de junio estarán acreditados mañana jueves …