viernes , 20 septiembre 2019
Ultimas noticias

A pesar de la prisión domiciliaria, la Justicia complicó al pediatra acusado de pedofilia por las fotos de nenas que tomó en el Garrahan

CRIMEN Y JUSTICIA :Tras su detención en mayo pasado a cargo de la Policía de la Ciudad, el pediatra Ricardo Russo primero fue encerrado en una habitación del hospital penitenciario de Ezeiza, monitoreado las 24 horas, aislado de otros detenidos. «No sé cómo este tipo se va aguantar la cárcel. Pero no lo que tiene ahora, la cárcel en serio», se preguntaba una fuente cercana a su encierro. Luego, Russo pasó a una celda.

Ahora, con una tobillera electrónica atada a su pierna, volvió a su casa.

Luego de un recurso de apelación presentado por su defensa, la Sala III del fuero penal contravencional y de faltas a cargo de los jueces Sergio Delgado y Elizabeth Marum decidió que el ex jefe del área de inmunología y reumatología del hospital Garrahan acusado de tenencia y producción de pornografía infantil reciba el beneficio del arresto domiciliario.

Volvió a su casa en Núñez, la misma que Gendarmería Nacional allanó en noviembre de 2018 para encontrar dispositivos que contenían imágenes de menores. Un experto de Gendarmería peritó los dispositivos secuestrados en el lugar: había 761 fotos y dos videos con niñas y niños de 6 a 12 años. Luego se encontraron fotos que databan del mediodía del 24 de noviembre de 2015, 9 en total, tomadas en el Garrahan con un iPhone 6 donde se ve a dos niñas, de 6 a 9 años, que muestran sus vaginas. Luego, los peritos encontraron 39 fotos de enero del mismo año tomadas en la playa con una cámara digital, se veía a niñas en ellas también. Una búsqueda a su computadora en su consultorio también reveló material prohibido.

La defensa de Russo en su apelación, razonó el juez Delgado en el fallo, disputó diversos puntos, entre ellos la supuesta distribución de contenido sexual pedófilo. La defensa también marcó el supuesto contrasentido de mantener encerrado a Russo, al citar casos de delincuentes con delitos de penas mayores que fueron excarcelados, recordó que el pediatra no tiene condenas previas, que no opuso resistencia cuando lo fueron a detener en el estacionamiento del Garrahan y que hasta ofreció bienes en concepto de caución.
Existe en el expediente una hipótesis: que Russo habría intentado amedrentar testigos, con un contacto a una colega médica en el Garrahan a través de un tercero y llamados a las madres de las niñas que pueden verse en las imágenes. El juez Delgado no considera esto. Afirmó en su voto que el llamado a la médica en el Garrahan no consiste un amedrentamiento y que los contactos a las madres estuvieron a cargo del ex abogado defensor del pediatra.

Así, Delgado votó por el arresto domiciliario con una tobillera hasta el comienzo del juicio en su contra.

La jueza Marum, sin embargo, complicó al pediatra, el argumento más fuerte en toda la decisión de la Sala III. Marum recordó que el abogado de Russo disputó que las imágenes tomadas en el Garrahan hayan sido hechas con fines de abuso y goce sexual. En la audiencia de prisión preventiva se exhibió una imagen incautada al médico donde se ve a una niña vestida con disfraces y bijouterie, en poses sensuales. Esas imágenes, adujo la defensa, son muy distintas a las que produjo el médico. Las fotos realizadas en el hospital fueron, según la defensa, por motivos estrictamente profesionales, clínicos, algo que Russo aseguró en la ampliación de su indagatoria. Con respecto a las fotos de niñas en la playa las podría haber tomado cualquier otra persona.

Marum no lo vio de esta forma. Escribió un párrafo lapidario en su voto. En las fotos del Garrahan, aseguró, no se ve nada que se parezca a una enfermedad. «En este punto corresponde decir que los argumentos esgrimidos por el imputado y su defensa, relativos a que la toma de esas imágenes tuvo fines exclusivamente médicos, no resultan atendibles en esta instancia del proceso, toda vez que en ninguna de ellas puede observarse, al menos a simple vista, una patología médica que justifique la toma de esas imágenes, y que de los testimonios de los médicos recabados en el marco de la presente pesquisa, surge que la modalidad de tomar fotografías de niñas pequeñas, corriéndoles su ropa interior no es, de ningún modo, usual, ni recomendable, sino que debe ser la madre o ella misma quien lo haga», afirmó la jueza.

Así, con el grado de certeza que le corresponde a la etapa del proceso, Marum razonó que «Ricardo Alberto Guillermo Russo produjo imágenes de las partes genitales de niñas pequeñas, con fines predominantemente sexuales».

Daniela Dupuy, la fiscal que investigó el caso y llevó a Russo a la cárcel, espera la resolución del comienzo del juicio oral. Mientras tanto, poco después de las 22 del viernes, el Servicio Penitenciario Federal recibió el oficio judicial con el pedido para trasladar al médico.

Ver también

Concesionarias pedirán al Gobierno que declare la «emergencia automotriz»

Ante la «estrepitosa» caída de las ventas, ACARA elaboró un documento reservado. Piden por 365 …