Martes , 28 marzo 2017
Ultimas noticias

“A De Vido se le viene la noche”

Escuchá el nuevo editorial de Alfredo Leuco, en “Le Doy Mi Palabra“.

¿Qué me cuenta señora oyente? La posibilidad concreta que tienen estos muchachos de ir a la cárcel los desequilibra. Ayer dijo que José López no era su mano derecha y hace un año dijo lo contrario. Julio de Vido siempre fue un mentiroso. Igual que Néstor y Cristina, sus jefes históricos. Pero mentir así en la cara a todos los argentinos delante de las cámaras habla de su irracionalidad. Es el colmo de un ladrón. Que encima nos trate a todos como boludos. Porque eso es lo que está haciendo. En cualquier momento va a decir que nunca fue ministro y que hay voces que le hablan y le dicen cosas como dijo el campeón olímpico de lanzamiento de bolsos llenos de dólares sucios. Tal vez sea cierto que haya voces que le hablan. Como dice nuestro compañero Rolo Villar, seguramente le están diciendo: “Chorro, delincuente, renuncia a los fueros y devolvé la guita”.

Julio de Vido se enfrenta al peor de los mundos. Al peor momento de su vida.

Pese a las órdenes que dio Cristina de convertir a la Cámara de Diputados en un aguantadero y proteger a De Vido, solamente consiguió el respaldo de 49 legisladores. Muy poco. Fueron muchos los que faltaron y los que le soltaron la mano. Lo acompañaron hasta el cementerio pero no se quisieron enterrar con él. Del otro lado 137 diputados dieron la autorización para que la justicia allanara todos los domicilios de Julio De Vido.

Al ex ministro se le viene la noche también porque estalló en mil pedazos el escudo protector que tenía en la justicia federal. Jamás lo habían citado. Nunca había pisado los tribunales. Ayer fue procesado por segunda vez en un mes, casi todo su equipo está en esa misma condición y dos integrantes de su banda están presos: Ricardo Jaime y José López. Hace dos meses le anticipé que a Julio de Vido se le venía la noche. Y todo se cumplió más rápido de lo pensado. La virginidad jurídica la perdió con el juez Claudio Bonadio. Fue el primero que lo procesó por su responsabilidad en el siniestro de estación Once donde murieron 52 personas. Finalmente fue perforado en su coraza protectora y fue procesado por “estrago culposo y administración fraudulenta”. Además lo embargaron por 600 millones de pesos.

Ayer el juez federal Sebastián Ramos procesó al ex ministro de Planificación por segunda vez acusado de haber cometido delito al no controlar las inversiones ferroviarias y lo embargó por 500 millones de pesos.

Pero estos son casos menores al lado de los sobreprecios y las coimas de la obra pública. En un par de semanas, De Vido va a tener que declarar por la corrupción en la construcción de viviendas del programa “Sueños Compartidos” que fue la pesadilla que ensució el pañuelo blanco de Hebe Bonafini asociada a Sergio Schocklender. Pero el dinero era entregado por De Vido por orden de Néstor y Cristina. Fue funcionario eterno del matrimonio Kirchner. Jamás dejó de ser ministro ni en la Nación ni en la provincia de Santa Cruz. Ahora que se rompió el dique de contención de sus hechos de corrupción es posible que empiece a llover sobre De Vido una catarata de acusaciones.

Por algo la doctora Elisa Carrió dijo que ella va a ser feliz el día que vea preso a Julio de Vido. Es que ella lo denunció como cajero de Néstor Kirchner en el 2004 y recién ahora, 12 años después, don Julio empieza a caminar por el terreno minado de Comodoro Py.

Ya se allanó el estudio de Roberto Dromi en una investigación que le pega de lleno a De Vido. Es por la compra de Gas Natural Licuado con sobreprecios y pago de coimas a una empresa española. Pero lo más increíble es que se está buscando un buque ruso lleno de gas licuado que se pagó una fortuna y nunca llegó a Buenos Aires. No está. Se fue. ¿Se habrá hundido en el Triángulo de las Bermudas o en el pantano de la corrupción del kirchnerismo que en este caso batiría todos los records de truchadas? Hasta ahora nadie se había afanado un barco ruso lleno de gas. Se nota que a De Vido le empezaron a entrar las balas.

Durante los 12 años de la dinastía K, Don Julio fue el que manejó los sobreprecios en las obras públicas. Por su culpa se fueron del gobierno de Néstor dos figuras honradas: Sergio Acevedo y Horacio Rossati. Ninguno quiso firmar obras o la construcción de cárceles que ya venían llave en mano y con el 15 % de recargo para coimas. Ahí surgió ese chiste de humor negro famoso. Al gobierno de Néstor le dicen teléfono celular: le tenés que poner el 15 adelante para que funcione. Por las manos sucias de Julio De Vido pasaron varios de los casos más groseros como el dineroducto para Milagro Sala.

Tiene que dar explicaciones en las megacoimas que se pagaron el escándalo petrolero de Cerro Dragón, en las estafas que se hicieron con la embajada paralela de Venezuela y la vinculación de Antonini Wilson con Claudio Uberti que también dependía de De Vido. Y como si esto fuera poco, al ministro de Planificación se le debe pedir una rendición de cuentas políticas que explique cómo en 12 años de viento de cola y crecimiento a tasas chinas dejaron un país donde el 45 % de los argentinos más pobres no tiene cloacas ni está vinculado a la red domiciliaria de gas. Es el responsable de que todos los habitantes tengamos que poner 15 mil millones de dólares al año para comprar el combustible necesario para que el país pueda funcionar. Y eso que en 1983 teníamos autoabastecimiento de combustible. Tiene que dar muchas explicaciones sobre el millonario nivel de vida que disfruta pese a que hace casi tres décadas que es funcionario y cobra sueldos como empleado del estado. Hay muchas sospechas pero la más grande tiene que ver con la chacra que el matrimonio de Vido compró en Zárate para disfrutar de la paz de la naturaleza y que le está trayendo muchos dolores de cabeza. Es que vive como un excéntrico magnate berlusconiano. No se priva de nada. La chacra número 9 de Puerto Panal Farm Club es famosa por sus 39.500 metros cuadrados. Los vecinos de Lima-Zárate se quejaban cuando el ministro bajaba del helicóptero que lo traslada desde la Isla Demarchi y rompía el clima bucólico. Figura a nombre de su esposa, Alessandra Minnicelli y además de contar con lago propio, puentes, glorieta, cancha de fútbol y caballeriza, se ha convertido en un sofisticado zoológico con tecnología de última generación. Un “deja vú”, de la quinta de Olivos cuando la habitaba Carlos Menem. Animales criados desde bebes, como los faisanes, conviven con pavos reales, tucanes, papagayos. Tiene hasta un palomar inteligente que se maneja por computadora, igual que el aire acondicionado que disfrutan cientos de canarios de raza que tienen una edificación en la que podrían vivir cómodamente un par de familias. Ni hablar de los bonsái y los humidificadores inteligentes. En cualquier olla que se destape aparece don Julio. A De Vido se le viene la tormenta perfecta. Va a desfilar por tribunales y va a tener que ir a declarar ante los jueces. Es diputado pero está más cerca de la cárcel que de su banca.

Ver también

cristina-no-habla

El juez Bonadio rechazó pedido de Cristina Kirchner para ser enviada de inmediato a juicio oral

El magistrado, que investiga a la ex presidenta por dólar futuro, calificó el planteo de …