jueves , 20 septiembre 2018

A 22 años de su muerte, cómo fueron las últimas horas de Gilda

La estrella tropical falleció junto a su madre, su hija y otras cuatro personas en un choque cuando se dirigía a dar un show el 7 de septiembre de 1996.

Miriam Alejandra Bianchi, popularmente conocida como Gilda murió el 7 de septiembre de 1996, en un accidente automovilístico, cuando se dirigía a la localidad de Chajarí, Entre Ríos, para brindar un show.

En pleno auge de su carrera musical, con ella murieron también su hija Mariel, de 15 años, su madre Tita, tres de sus músicos y el chofer que manejaba el colectivo que los llevaba a todos.

El año de su muerte fue también el de su mayor éxito laboral. Discos de oro, incontables shows en vivo a nivel local e internacional y un sin fin de premios y logros.

Pero luego de su muerte y con el paso del tiempo trascendió que la artista registraba en su cuerpo el cansancio de aquellos intensos días de giras y presentaciones: según detalló la revista Ahora en noviembre del año 1997, “para esa época había comenzado a sufrir seriamente alergias que no la dejaban tranquila”.

“Tenía severos problemas renales y un raro mal que le afectaba los pies: se llenaban de llagas y sangraban al punto de convertir en un suplicio tener que estar parada. Sin embargo en los shows nadie se enteraba de sus dificultades. Pero en el micro, entre una actuación y otra, tenía que cambiarse las medias y los zapatos para que no se notasen las manchas de sangre”, describía el artículo.

De hecho, en el libro Santa Gilda (Editorial Planeta, 2016) el periodista Alejandro Margulis, describió que la cantante tenía algunas preocupaciones.

“Tengo miedo de que la muerte nos encuentre. Si eso pasa, no quiero que nos encuentre separados y que después alguno de los dos no pueda arreglar las cosas. Me siento mal. Las palabras lo confunden todo. Me gustaría ser, como dice la canción: Juntos por la calle, codo a codo porque somos mucho más que dos”, escribió a su última pareja con motivo del cumpleaños.

Sobre sus shows a nivel internacional, aseguró en una entrevista: “El público me mimó mucho, pero es terrible lo que extraño cada vez que me voy, pero laboralmente fue un boom”. En la misma nota habló sobre su profesión inicial, la de maestra jardinera: “Me quedó pendiente, pero pienso que algún día volveré. No se puede hacer todo, esta es una carrera muy tirana respecto a los tiempos y a la dedicación”, aseguró.

 

“Cuando uno pierde expectativas es como morirse, tengo muchas cosas que están en veremos que me gustaría realizar”, aseguraba.

Toti Giménez, la última pareja de la artista recordó sobre ese trágico día: “Hablé con ella como a las 4 de la tarde. Estábamos pasando por Panamericana y 197. Y, cosa rara, me agarró sueño. Yo nunca dormía en los viajes”, afirmó en una entrevista con Infobae.

“Ella me dijo: ‘¿Por qué no dormís un rato y después tomamos mate?’ Fue la última vez que la vi. Cuando abrí los ojos, era un techo amarillo y ruido de gritos, un desorden”, recordó.

Ver también

Qué cambios en el Impuesto a las Ganancias se contemplan en el Presupuesto 2019

El Gobierno quitará exenciones impositivas y postergará reformas. Las medidas alcanzan a algunos empleados públicos …